Política

El centro no es un antojo

El centro no es un antojo
Simón García
Escrito por Simón García

Por reciprocidad a sus afectos y por admiración, debo agradecer a dos queridos amigos, Américo Martín y Raquel Gamus,  que me hayan dedicado sus artículos esta semana. Además de la distinción, celebro sus opiniones sobre dos caras de un mismo tema, el Centro y la iniciativa Todos Unidos. Indica la relevancia que está tomando la conformación de una opinión alejada de los dos polos que quieren resolver el conflicto rindiendo y sacando del juego al otro. Desenlace que hoy no parece posible.  

Desde su aparición, asociada a una votación, el centro no fue visto como la sala de estar de los moderados, sino como algo peor. Junta entre los indecisos y los oportunistas. Tal vez fue así en esa primera votación que los bautizó y que el filósofo español Gustavo Bueno data, con precisión, el 29 de Agosto de 1789. Pero el concepto centro ha evolucionado y derribado algunas percepciones heredadas de ese pasado remoto. Ya no es la marisma, el pantano, que simplemente  separaba a la llanura de la montaña, en las primeras semanas de la revolución francesa.   

El centro, en la actual situación venezolana, tiene visibles resignificaciones. Entre ellas: 1. La reciente agregación de una capa, no exactamente de no alineados, de portadores de diferencias no siempre expresadas públicamente, respecto a la estrategia de la oposición parlamentaria. Es un refugio para un positivo pensamiento crítico, comprometido con un cambio pacífico y electoral de gobierno; 2. Expresa una clara demanda política de lograr en  Barbados un entendimiento que asegure elecciones presidenciales con condiciones competitivas y garantías para el perdedor, de mantener presencia institucional; 3. Exige priorizar la atención a los problemas de la gente con las calamidades llegándoles al cuello; 4. Levanta una demanda de inclusión desde la perspectiva del ciudadano, no para sentarse en la mesa, sino para proveer de justificación social la política transicional de la oposición; 5. Esta tercería, especialmente en materia de formación de opinión y alianzas, no es para competir con los partidos ni con el Frente Amplio. 6. Respalda un entendimiento nacional plural en base a un esquema de nueva gobernabilidad durante la transición. 

Las peculiaridades de esa conformación del centro derivan principalmente de dos situaciones: Una, la naturaleza del conflicto de poder que enfrenta a un polo democrático a un poder autoritario. Y otra la dirección de los cambios, que sólo tienen sentido en tanto conduzcan a un régimen de derechos para todos. Estas dos características condicionan fuertemente la irrupción de un centro con un rol de mediación y generación de soluciones intermedias.  Misión que a los partidos de la oposición parlamentaria les cuesta cumplir simultáneamente con sostener el repertorio de amenazas y presiones para obligar al régimen a una negociación efectiva. 

Las diversas expresiones del centro, interesados en desarrollarse con apoyo y autonomía respecto a los partidos opositores, tienen que acertar en su utilidad política real, dado que el atractivo electoral está diferido. Ese es el reto que se atraviesa a quienes quieren estimular una identidad, así sea coyuntural, al nuevo centro político: a los que cómo TU aspiran a ser nosotros y reconocer el derecho de los otros.

Simón García  –  @garciasim

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Simón García

Simón García

Fundador y miembro del Comité Ejecutivo Nacional del MAS hasta 1999. Ex Diputado. Ex Ministro de Estado. Ex Secretario de Educación del Gobierno de Carabobo. Presidente de la Fundación Cabriales. Miembro de la Asociación de Columnistas del Estado Carabobo.