Política

Ruptura en Venezuela

En Venezuela  ha habido una clara ruptura del orden constitucional y del sistema democrático. A la mayoría de dos tercios de un  Parlamento electo popularmente se le ha confiscado todos sus poderes constitucionales. Un  Tribunal Supremo de Justicia, electo inconstitucionalmente a toda prisa en los días de la Navidad pasada, por la Asamblea Nacional (AN) anterior en los estertores de su mandato, sin respetar los tiempos, procedimientos y  requisitos para los cargos de Magistrado,  ha declarado inconstitucionales prácticamente todas las leyes que la nueva Asamblea ha aprobado.

El Ejecutivo ha gobernado durante todo el año 2016 amparado en un  estado de excepción y de emergencia económica, decretado unilateralmente,  desacatando el voto negativo de la AN,  el órgano que debía aprobarlo. Para colmo, el ejecutivo no ha transferido los fondos para el mantenimiento de la Asamblea  y los sueldos de los diputados. Más recientemente, este ilegítimo Tribunal Supremo  ha nombrado dos Rectoras del Consejo Nacional Electoral, usurpando de nuevo una  función privativa de la Asamblea Nacional. Además, la militarización creciente del Estado y de la sociedad, el aumento de la represión violenta, la intimidación y el encarcelamiento arbitrario de los dirigentes opositores y el creciente  acoso a los pocos medios de comunicación independientes colocan al régimen  venezolano clara y evidentemente fuera  del sistema democrático y del Estado de derecho.

En Venezuela no hay enfrentamiento de poderes, como afirman superficialmente algunos periodistas extranjeros mal informados.  En  Venezuela el Poder Ejecutivo ha asumido arbitrariamente todos los poderes, directamente o indirectamente, a través del control total sobre un Tribunal Supremo ilegítimo.

Hay que entender  que la oposición democrática (MUD) aceptó  negociar con el  gobierno porque así se lo solicitó toda la comunidad internacional, incluyendo la Santa Sede, los EEUU, la Unión Europea, todos los gobiernos latinoamericanos, la ONU, la OEA, etc. Fue la MUD que pidió formalmente a la S. Sede incorporarse al proceso. Por tanto, no podía rehusar participar una vez que el Vaticano aceptó involucrarse. Rechazar negociar le hubiese permitido al gobierno denunciar que la MUD se oponía a una solución pacífica y democrática de la crisis y que su objetivo real era la violencia golpista. Ahora bien,  la falta de cumplimiento, por parte del gobierno de los acuerdos iniciales, les ha dejado claro a los intermediarios y a la comunidad internacional que el gobierno es el que se opone a una solución pacífica y negociada de la crisis. La carta del Secretario de Estado de la S. Sede, Monseñor Parolín, lo prueba ampliamente.

Frente a esta situación, la MUD debe mantener y fortalecer la Unidad.  Dado el evidente recrudecimiento de la crisis socioeconómica, debe reactivar inteligentemente la presión de calle a través de la movilización social, conjuntamente  con la sociedad  civil. En el campo internacional, los intermediarios en la mesa de diálogo deben presentar su informe en la OEA. Tomando en cuenta  el fracaso del proceso de negociación y el agravamiento  de la situación política y socioeconómica, el Consejo Permanente  tendrá que decidir el camino a seguir. La MUD también deberá analizar la factibilidad e implementación de  otros posibles mecanismos de presión sobre el gobierno. Ojalá que la ruptura del orden constitucional no implique también la ruptura de la paz social en Venezuela.


Sadio Garavini Di Turno  –  @sadiocaracas


Suscríbete a nuestro canal de Telegram aquí.

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Sadio Garavini Di Turno

Sadio Garavini Di Turno

Doctor en Ciencias Políticas (Universidad de Roma). Doctorado en Ciencias Políticas (UCV). ”Fellow”del Centro de Relaciones Internacionales de la Universidad de Harvard. Fulbright Scholar. Profesor Universitario (UCAB y USB). Ex Viceministro de Justicia. Diplomático. Director de la Cámara Venezolano-Italiana. Columnista de El Universal y Analítica de Caracas, El Imparcial de España y Prensa Libre de Guatemala.

1 Comentario