Salud

Sobrevivir Nutricionalmente en la Venezuela de Hoy ¿Es Posible?

Rosisella Puglisi
Escrito por Rosisella Puglisi

Desde 2014 los venezolanos estamos afrontando el reto nutricional más grande de nuestra historia. Algunos siguen en pie de lucha, otros en este camino han perdido la batalla a la malnutrición

Pareciera increíble pensar que en pleno 2019 exista una hambruna injustificada en algún país del mundo. Mientras en algunos países se avanza a pasos agigantados en tecnología de alimentos con el fin de darles mayor funcionalidad y beneficios a nuestro cuerpo, y garantizar mejor calidad de vida a su población, en el nuestro lo único que se desea es poder “comer algo”.

El derecho a la alimentación es fundamental, vital e irrenunciable para cualquier ser humano. Todos tenemos derecho a biodisponibilidad de alimentos, es decir, poder acceder a su compra, tener el poder adquisitivo para logarlo y que además sean de buena calidad, apta para el consumo humano.

Para 2015 ya la escasez de lácteos era un hecho, sin contar con la crisis para conseguir las fórmulas infantiles. En vista del problema, el gobierno lanza una campaña de lactancia materna exclusiva para fomentar la leche materna y disminuir la demande de fórmulas infantiles, pero igualmente quedaba la brecha de niños entre los 6 meses hasta los 24 meses sin leche completa ni fórmula infantil que poder darles. De igual forma, en 2015 el venezolano borra de su consumo el yogurt, los altos costos imposibilitó hasta el día de hoy la compra de ningún tipo de yogurt, rubro que desaparece por costos inaccesibles.

Entre 2016 y 2017 la población venezolana comienza su pérdida de reservas corporales grasas y musculares progresivamente, ya que aun teniendo dinero en mano no conseguían cubrir el requerimiento nutricional necesario para el grupo familiar, facilitando las calorías y nutrientes a menores de edad, embarazadas y ancianos. Fueron años donde los alimentos aparecían y desaparecían de un día para el otro, un día ibas al supermercado y estaba lleno de leche y en dos días no conseguías más y no sabías cuando podías conseguir de nuevo, y así con muchos alimentos.

Llegado 2017 comienza el declive nutricional del venezolano, se unen dos factores que hicieron un jaque mate de nutrientes: los niveles de hiperinflación con dolarización de los costos aunados a la escasez de alimentos. En resumidas cuentas o no consigues o no lo puedes comprar porque el precio es excesivamente elevado al tratarse de productos importados. Desde este punto hasta los momentos ha sido una veloz caída libre nutricional que ha resultado en hambruna y muerte

El verdadero reto es poder comer 3 veces al día con un aporte de al menos 1 gr de proteínas de alto valor biológicos por kilo de peso corporal, que pueda al menos cubrir 1 porción de fruta y 1 de vegetal al día, y una ingesta de carbohidratos al menos de 200 gr al día con sueldos en bolívares soberanos y precios dolarizados e hiperinflación.

Ahora bien, ¿Es posible sobrevivir nutricionalmente en la Venezuela de hoy?

Los nutricionistas tenemos la responsabilidad de mantener un la población un adecuado estado nutricional, a través de la difusión de nuestros conocimientos, impartiendo educación nutricional y en el atención de pacientes, ahora bien, las herramientas son cada vez menos, los recursos se agotan y la desnutrición gana terreno. En vista de esto, como un pequeño aporte, tan solo un granito de arena, realicé una guía digital con recomendaciones nutricionales, cuyo objetivo no es indicar como nutrirnos adecuadamente, sino más bien, indicar cómo poder sobrevivir nutricionalmente antes este desastre nutricional, sin morir en el intento.

¿Qué podemos hacer? 

El día que no cuente con proteína animal (carne, pollo, pescado, huevo, quesos o jamón) para suplir debe usar arroz + leguminosa + cereal para obtener proteínas vegetales que puedan de alguna manera suplir la animal. Ejemplos: arroz + lentejas + maíz, otro ejemplo arroz, caraotas y maíz 

Compre en la semana le tubérculo que resulte más económico y rendidor para poder hacer arepas, empanadas, contornos, bebidas como chichas. Los tubérculos son papa, batata rosada, batata amarilla, plátano, ocumo, ocumo chino, ñame, yuca.  

Cuando encuentre variedad de leguminosas o granos compre para tener variedad y combinarlos con el arroz y el maíz, ejemplo lentejas, arvejas amarillas, arvejas verdes, caraotas negras, caraotas rojas, caraotas blancas, vainitas o judías verdes, pico negro etc 

Evite comprar alimentos que no sean nutricionalmente estrictamente necesarios, mejor invertir en alimentos más nutritivos por ejemplo es más importante gastar lo que cuesta un refresco en comprar fruta o verdura, es más necesario para nuestro cuerpo. Alimentos actualmente innecesarios y nutricionalmente superfluos que debemos evitar comprar e invertir en fruta y vegetales o proteínas son: refrescos, bebidas gaseosos, te comerciales, mantequillas y margarinas, mayonesas, jugos pasteurizados, salsas de tomate o comerciales, mostazas, bebidas alcohólicas, galletas, postres, dulces, chucherías y golosinas. 

Las sopas son más rendidoras para el grupo familiar es una forma de cenar y no ir a la cama con el estómago vacío 

Únase con sus amigos, vecinos, y familiares comprar al mayor rinde más pueden dividir los costos más fácilmente 

Recorra los establecimientos que más pueda, cada quien tiene un precio diferente.  

Cuando consiga fruta o vegetales más económicos compre lo que pueda y congele para que no se dañe y tener disponible. 

Compre los quesos que sean más económicos o al menos el más rendidor para el grupo familiar 

Compre el pollo entero es más económico que la pechuga. O también en algunas carnicerías venden los “retazos de pollo”, no son carne de tercera simplemente parte de cortes que son irregulares pero igual son de pollo y no son desperdicios, y sirven para desmechar o guisar y usarse con arroz, o relleno proteico de arepa o empanadas o pastelitos.  

El huevo está costoso, pero tiene 2 ventajas la albúmina es una excelente proteína para combatir la desnutrición, y la yema es rica en vitaminas; y es la proteína más rendidora para el grupo familiar 

Las albóndigas de lentejas o carne casera de lentejas son ricas en hierro y deliciosas son una opción más económica  

No botes la piel del plátanos puedes preparar un sustituto de la carne molida y unir con arroz y leguminosas o  vegetal cocido  

Sin duda, vivimos el desastre nutricional más grande que nuestra historia como nación, pero tenemos la fe y la convicción que pronto estaremos en proceso de recuperación y recuperación nutricional.

Rosisella Puglisi  –  @Rosisellap

Suscríbete a nuestro canal de Telegram aquí.

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Rosisella Puglisi

Rosisella Puglisi

Nutricionista Clínico (UCV). Master en Nutrición Clínica de la Universidad Sacro Cuore di Gesú, (Roma, Italia). Especialista en Obesidad por la Universidad de Navarra (España) y Nutrición y Enfermedades Gastrointestinales por la Universidad de Barcelona (España).
Miembro de la sociedad Venezolana de Obesidad, Puglisi es Fundadora del proyecto S.O.S Nutricionista. Nutrition Coach y educadora en Nutrición, con más de 10 años de experiencia laboral nacional e internacional.