Salud

La nueva dieta nórdica intenta reemplazar la dieta mediterránea

Rosisella Puglisi
Escrito por Rosisella Puglisi

La Organización Mundial de la Salud la recomienda, ¿será que debemos seguirla?

Hasta este momento la dieta mediterránea había sido según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la dieta más cercana a la perfección nutricional para garantizar salud y longevidad, sin embargo, este año a la dieta mediterránea  le ha salido competencia, y ahora lo que toca es la dieta nórdica. Lo recomienda la misma OMS, que la considera igualmente sana y capaz de contribuir a reducir las posibilidades de sufrir determinadas enfermedades.

Se le conoce como la dieta nórdica porque es la seguida por los países nórticos escandinavos. Esta dieta, no varía mucho de la dieta mediterránea en cuanto a principios nutricionales, simplemente varía el alimento seleccionado debido al cambio geográfico, climático y otras preferencias culturales como población.  

Orígenes de la Dieta Nórdica

Fueron los años 80 los que abrieron el interés y la investigación nutricional en los países escandinavos, siendo el pionero la Universidad del Este de Finlandia y las asociaciones del corazón y diabetes quienes diseñan por primera vez  la “pirámide de la dieta del mar báltico”.

Con ese diseño sencillo se educa nutricionalmente a la población de esos países a consumir abundantes verduras, legumbres, semillas, granos enteros, nueces, pescados grasos ricos en omega 3 y característicos de sus mares, mariscos, frutos rojos y canola (aceite de colza). Además alertan sobre moderar el consumo de huevos, quesos, yogurt y carnes rojas de caza. Reducen a muy raro el consumo de carnes rojas, y casi eliminan del todo el consumo de azúcar, alimentos procesados, adictivos químicos y comida rápida.

Pero fue en 2004 cuando un chef  – René Redzepi – puso este estilo de alimentación de moda, en su restaurante de nombre Noma (No, de Nordik y Ma de Mad, comida en su idioma) en la ciudad de Copenhague.

El chef danés René Redzepi

El chef danés René Redzepi (LAURA L.P. / HDG PHOTOGRAPHY)

Ha aparecido en la lista The World’s 50 Best Restaurants (Los 50 mejores restaurantes del mundo) –desde 2009 hasta 2016 ha estado entre los cinco mejores y en cuatro ocasiones ha ocupado el primer lugar–, de allí, su propuesta empezó a hacerse más conocida en el mundo.

¿Por qué ponerse de moda en este momento?

Parece ser que es ahora que la OMS puso el ojo en este tipo de dieta, y comenzó a realizar investigación y publicar informes donde comprueban y afirman que al igual que la dieta mediterránea, este estilo de vida nórdico ayudan a reducir la incidencia de enfermedades crónicas, como las cardíacas, embolias, diabetes y algunos tipos de cáncer, muchos de los cuales están relacionados con la obesidad.

¿Podemos adecuarla a nuestro trópico?

La respuesta es – absolutamente sí – y sería muy bueno tomar los principios de este tipo de alimentación, adecuarlas a los alimentos que conseguimos en nuestra región y ponerla en práctica para mejorar nuestra salud y longevidad

La dieta nórdica tiene un punto débil, y son la variedad en frutas y vegetales, si bien consumen gran cantidad, tienen poca variedad debido a los factores climáticos que impiden la producción de varios tipos de frutas y vegetales, nosotros por lo contrario tenemos un bendecido clima que permite no solo producir sino tener variedad, lo que nos falta en este hemisferio es la cultura de consumir abundante fruta y vegetales todos los días, conocer este grupo de alimentos y saberlos preparar. Mientras en la dieta nórdica las frutas se reduce a manzana y peras nosotros tenemos naranja, limón, lechosa (papaya), kiwi, guayaba, cambúr (banana), patilla, melón, piña, parchita o fruta de la pasión. Todas frutas muy rica en antioxidantes, minerales y vitaminas vitales para la prevención de las enfermedades y la longevidad.

Lo mismo en el caso de los vegetales, en los países nórdicos por la falta de calor y sol muchos vegetales no crecen o no poseen la cantidad necesaria de nutrientes, por lo contrario nosotros tenemos la posibilidad todo el año de tener el vegetal que deseemos.

Respecto a las fuentes de omega 3,6 y 9, en la dieta mediterránea utilizan el aceite de oliva, las aceitunas, los frutos secos, el salmón, el atún y el pez espada; en la dieta nórdica usan el aceite de canola,  los pescados de mar báltico que son los más ricos en omega 3 y las nueces, en el caso nuestro, nuestra fuente tropical de omega 3 son el aguacate y las sardinas, como pueden ver no necesitamos gastar grandes sumas de dinero en productos importados, con esos dos alimentos cubrimos con los omega 3, el aceite de canola y el atún también lo podemos conseguir a precios razonables y consumirlos de vez en cuando.

En conclusión en el trópico, para poder llevar esta dieta debemos realizar pocas cosas y lograr grandes resultados:

  • Incluir de 3 a 5 frutas en nuestro menú diario todos los días
  • Incluir de 2 a 4 porciones de vegetales al día todos los días
  • Consumir al día al menos 1 vegetal de cada color (5 en total)
  • Eliminar el azúcar blanco, moreno, papelón, y refinados
  • Reducir en consumo de carnes rojas a 1 vez quincenal (2 o max 3 veces al mes)
  • Preferir pescados y pollo
  • Eliminar lo más que se pueda los productos industrializados, conservantes, colorantes, emulsifcantes etc
  • Endulzar con miel pura
  • Cambiar los carbohidratos no refinados como la papa, yuca, batata, ñame, ocumo, plátano, en cambio de pan, pasta, pizza, bollería, productos de panadería y respostería, galletas y arroz blanco
  • Incluir las leguminosas y granos al menos 3 veces por semana reduciendo el consumo de pasta, pan y arroz
  • Consumir alimentos ricos en fibra dietética
  • Caminar a diario o interdiario 150 minutos sin parar
  • Reducir los niveles de estrés
  • Mejorar la calidad de sueño
  • Evitar las frituras y el uso del microonda, parrilas de carbón, u horno de leña, preferir horneado, guisado, al vapor, sancochado, a la plancha o al wok

Rosisella Puglisi  –  @Rosisellap


 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Rosisella Puglisi

Rosisella Puglisi

Nutricionista Clínico (UCV). Master en Nutrición Clínica de la Universidad Sacro Cuore di Gesú, (Roma, Italia). Especialista en Obesidad por la Universidad de Navarra (España) y Nutrición y Enfermedades Gastrointestinales por la Universidad de Barcelona (España).
Miembro de la sociedad Venezolana de Obesidad, Puglisi es Fundadora del proyecto S.O.S Nutricionista. Nutrition Coach y educadora en Nutrición, con más de 10 años de experiencia laboral nacional e internacional.