Salud

Dieta para lograr la mejor longevidad

Rosisella Puglisi
Escrito por Rosisella Puglisi

Vivir más y con salud no es imposible, depende de su alimentación y de su estilo de vida

La longevidad es un factor que depende solo en un 25% de la genética que hemos heredado de nuestros padres. Los verdaderos factores que influyen en la longevidad de un ser humano son sobretodo su estilo de vida: lo que comemos, lo que tomamos, los hábitos de tabaco y alcohol, la actividad física, el medio ambiente donde vivimos, nuestra relación con los demás, nuestra espiritualidad  y el estrés emocional.

Si bien es cierto que cada individuo nace con un pool de genes heredados 50% de cada padre, también es cierto que no siempre los genes se expresan. Para colocar un ejemplo sencillo, un individuo con un padre o una madre o un abuelo diabético puede nacer con el gen para desarrollar la diabetes, pero es realmente su estilo de vida el que va a determinar si la expresión de ese gen se desarrolla presentando la patología o condición o simplemente nunca se expresa y la persona nunca llega a padecerla. A esto se le llama epigenética – es decir- los factores no genéticos que determinan la salud, enfermedad y longevidad de la persona.

En palabras más simples, parece que nuestro destino ya no es un caso fortuito dejado al azar de nuestros genes, sino un futuro que depende solo de nosotros mismos y las decisiones que tomemos.

Nuestra longevidad viene determinada ya desde el útero no a los 65 años de edad. La calidad de la alimentación de la madre: la cantidad de calorías y de proteínas que consuma modifica para bien o para mal la genética del bebé. Por ejemplo una madre bajo peso o desnutrida o normopeso u obesa que no se alimenta adecuadamente en su embarazo está reduciendo la longevidad de su propio hijo, de allí la importancia de la nutrición in útero, tantas veces subestimada.

 La buena noticia es que en cada etapa de la vida, podemos mejorar nuestra epigenética y hacernos más longevos, aún cuando nuestra madre no nos haya dado lo mejor en el útero, podemos siempre por nosotros mismo rectificar y mejorar, a veces con tan solo perder peso alargamos la vida, pues por cada kilo de sobrepeso que perdemos ganamos un año más de vida, no importa a cuál edad lo hagamos.

Otros casos en donde se evidencia muy notablemente la mejoría en la longevidad es en los casos de personas con síndrome metabólico (es un síndrome en donde la persona presenta al mismo tiempo sobrepeso u obesidad, Dislipidemia – colesterol y/o triglicéridos altos), hígado graso, ácido úrico elevado, hipertensión arterial, resistencia a la insulina, e hiperglicemia), en estos casos ya en un mes de una dieta hipocalórica, baja en grasas saturadas y colesterol con restricción de carbohidratos simples (refinados) y reducción de alimentos de alto índice glicémico, acompañado de tan solo 150 minuto semanales de cualquier actividad cardiovascular, revierten en un 40% muchos de los síntomas, ganando en salud y años de vida, y el 70% de ellos después de 2 años que mantienen un estilo de vida más saludable.

Otros de los mayores factores determinantes de la longevidad es la actividad física frecuente y sostenida, es decir no la persona que va al gimnasio por moda durante un mes, sino quien la actividad física es parte integral e indispensable en su vida.

Los estudios demuestran que factores que determinan un adecuado estilo de vida como la alimentación, el movimiento y el buen manejo de las emociones desactivan los genes de las enfermedades, mientras los contaminantes ambientales, el estrés crónico, el sedentarismo y una alimentación rica en alimentos industrializados, grasas y azúcares lleva a la inesperada e indeseada activación de los genes que producen alteraciones en nuestra salud.

Otros estudios norteamericanos han demostrado que con reducir las calorías a 1800 diarias para el hombre y 1500 para la mujer ya es un factor positivo en ganar años de vida, pues mejora la actividad cardíaca reduciendo la edad biológica del individuo. Recuerden que la edad biológica no siempre corresponde a la edad en años del individuo.

Factores que predisponen a la mortalidad y envejecimiento precoz son la diabetes mellitus tipo 1 y 2, el cáncer, las Dislipidemias (colesterol y triglicéridos altos en sangre), la obesidad, el síndrome metabólico, el tabaquismo, el alcoholismo, la drogadicción, y las enfermedades cardiovasculares entre las más comunes.

Otro factor importante que reduce el envejecimiento es el consumo de vegetales por lo menos 4 a 5 veces por semana de igual modo la fruta natural entera, gracias al efecto protector de sus antioxidantes.

Y el último pero no menos importante factor es el emocional, factores como el luto, el divorcio, la depresión, y el estrés crónico restan años de vida.


Rosisella Puglisi  –  @rosisellap


 

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Rosisella Puglisi

Rosisella Puglisi

Nutricionista Clínico (UCV). Master en Nutrición Clínica de la Universidad Sacro Cuore di Gesú, (Roma, Italia). Especialista en Obesidad por la Universidad de Navarra (España) y Nutrición y Enfermedades Gastrointestinales por la Universidad de Barcelona (España).
Miembro de la sociedad Venezolana de Obesidad, Puglisi es Fundadora del proyecto S.O.S Nutricionista. Nutrition Coach y educadora en Nutrición, con más de 10 años de experiencia laboral nacional e internacional.