Política

Union europea y venezuela

ROMÁN IBARRA
Escrito por ROMÁN IBARRA

La aprobación unánime de los 28 países de la Unión Europea para sancionar al gobierno venezolano, sigue cerrando el círculo de gobiernos, parlamentos y otras entidades democráticas del mundo para forzar al gobierno de Maduro a buscar acuerdos para la gobernabilidad.

Aclaran que esas medidas no afectan al pueblo de Venezuela, sino al gobierno, toda vez, que son identificables los responsables de la comisión de delitos contra el orden constitucional, y contra los derechos humanos.

Han propuesto un embargo de armas, y un veto a las exportaciones de equipos que puedan ser utilizados para la represión interna, o para vigilar las comunicaciones electrónicas.

Con su decisión, la Unión Europea podrá establecer una lista de personas a las que considere responsables de la situación en el país, y prohibirles en consecuencia viajar a territorio europeo y hasta congelar los bienes que puedan tener en territorio de la Unión, si la situación lo requiere.

Ya no se trata de los gobiernos del hemisferio americano, encabezados por Canadá, y Estados Unidos, México, países centroamericanos –excepción hecha de Nicaragua-, suramericanos, excepto Bolivia, y algunos del área del Caribe, sino que el repudio contra la dictadura venezolana se extiende ahora a Europa, y al mundo entero.

Los embajadores de todos los países de mundo acreditados en nuestro país, informan a sus respectivos gobiernos acerca de la gravedad que vivimos los venezolanos en medio de la crisis más dramática de nuestra historia republicana, la cual se expresa en lo político, por la asfixia a que está sometida toda la población, por el secuestro que tiene el gobierno de todas las instituciones, como el TSJ, el CNE, La Fiscalía, La Contraloría, y la persecución que le tiene a la AN.

En lo económico, porque tiene más de 13 años sometiéndonos a un control de cambios que solo sirve para la especulación, y enriquecimiento de los funcionarios del gobierno, y la generación automática de un mercado paralelo que encarece el acceso a las divisas, y el deterioro de la economía de empresas y personas.

Dedicaron desde el gobierno todo su empeño para someter y destruir al sector privado de la economía, empujándolos al cierre, o la quiebra, y destruyendo la producción nacional.

En lo social, porque cada día crece con más fuerza la pobreza que ellos prometieron acabar, y resolver para la tranquilidad de los más desposeídos. Mentira colosal, porque hoy los venezolanos somos más pobres que cuando ellos llegaron al poder hace 19 años, lo cual, han ejercido de manera ininterrumpida, habiendo dispuesto de la mayor riqueza de toda nuestra historia, con unos resultados mediocres que claman ante los ojos de Dios.

Llenaron al país y al mundo de agitación y propaganda para explicar las bondades del ¨socialismo del siglo XXI¨, excusa para robarse todo.

Hay que seguirles cerrando los espacios y obligarlos a negociar reglas claras para la participación política; para el emprendimiento económico, y para el desarrollo social, sin trampas, ni mentiras.

A pesar de los esfuerzos de los países civilizados por ayudarnos, los venezolanos seguimos divididos como si el problema fuera la candidatura presidencial  de uno, u otro dirigente. El país reclama salidas para solventar la crisis que está matando de hambre a nuestra gente. Urge un acuerdo que garantice la gobernabilidad y el crecimiento del país en el menor tiempo posible.

Busquemos un consenso: ni de gobierno, ni de oposición; un venezolano que encabece un equipo por un lapso considerable y prudente para enderezar las cosas, y luego convocar elecciones libres que decidan nuestro destino. Es urgente!!


Román Ibarra  –  @romanibarra


 

Suscríbete a nuestro canal de Telegram aquí.

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

ROMÁN IBARRA

ROMÁN IBARRA

Abogado. Profesor Universitario (UCV). Doctor en Ciencias Políticas (UCV). Especialista en Gobierno y Políticas Públicas (UCV) y Gobernabilidad y Gerencia Política (UCAB y George Washington University)