Política

Refleccion de Gaidó

Román Ibarra
Escrito por Román Ibarra

Según las informaciones recogidas hasta el presente, la mesa está servida para garantizar la reelección de Juan Guaidó como Presidente de la AN.

Desde que se planteó la posibilidad de su reelección, se ha desatado una jauría feroz para arremeter contra ese evento. El oficialismo activó toda su maquinaria, tanto en los medios tradicionales, como en las redes sociales. 

Los principales voceros del régimen han estado ¨disparando¨ toda clase de dicterios contra Guaidó y su equipo, y hasta se atrevieron a recurrir a lo más bajo y ruin, como la compra de conciencias de algunos parlamentarios vinculados a la oposición.

Se nombró una comisión investigadora en el seno de la AN para demostrar la veracidad o falsedad de las denuncias al respecto, cuyo informe final no está listo. Hemos tenido información acerca de que el oficialismo sigue intentado comprar conciencias débiles para dividir a sus contrincantes.

Es decir, a los comunistas en el poder hoy en Venezuela no les basta con haber destruido al país, y haberse corrompido hasta los huesos, sino que ahora para quebrar a la mayoría parlamentaria  también recurren a la compra de voluntades. Para que haya corruptos, tiene que haber corruptores, y ese es el papel que realiza el gobierno.

El día de la elección se sabrá cuán profundo ha calado esta actividad, y si logra su cometido de impedir la reelección de Guaidó. Lo cierto, es que la propuesta los ha puesto de cabeza y los ha obligado a desnudarse una vez más, como los inmorales que son.

Para la oposición, en caso de lograr el objetivo de la reelección, tiene que diseñarse una agenda de trabajo de manera inmediata para derrotar electoralmente a la dictadura. Se acabó la tontería dilemática de si vamos o no a elecciones parlamentarias.

Tenemos que asistir a las elecciones y luchar por las mejores condiciones posibles, pero si no las hubiere con las trampas del gobierno, ir igualmente y demostrar masivamente donde está la mayoría. Votar y defender el voto de todos es cuestión de vida o muerte para quienes queremos recuperar la democracia como sistema de libertades.

Es inmenso el trabajo que le toca a Guaidó, y la AN en caso de su reelección: desarrollar una agenda electoral, con nuevo CNE, y nuevo registro electoral; meter la lupa en la selección de los candidatos de cada partido para evitar frustraciones; presionar nacional e internacionalmente para lograr celebración simultanea de presidenciales y parlamentarias; presionar por la liberación de todos los presos políticos, pero por sobre todas las cosas, está obligado a lograr y consolidar la unidad de todas las fuerzas de oposición, incluyendo a quienes se han desprendido del oficialismo, sin mezquindades, ni discriminaciones.

Este 2020 es año clave para la conquista de un porvenir democrático para los venezolanos, y especialmente para los que sufren cárcel; persecución; hambre; desempleo, y miseria. Frenar la destrucción social y económica de nuestro país es una tarea titánica, pero ineludible.

Es necesario enviar una señal clara y precisa a la población y decir sin ambigüedad que estamos obligados a ir a votar. La mayoría intuye que ese es el único camino posible, y deseable. Así lo revelan las encuestas.

Para alcanzarlo, no hay otro camino que no sea el de las negociaciones directas con el oficialismo, nos guste o no. De manera que no se puede perder más tiempo. El régimen tiene más de 20 años en el poder por su persistencia, falta de escrúpulos para violar los mecanismos constitucionales, pero también por  errores de la oposición. 

La abstención es uno de esos errores garrafales que no puede volver a cometerse jamás. Ya basta.

Román Ibarra  –  @romanibarra

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Román Ibarra

Román Ibarra

Abogado. Profesor Universitario (UCV). Doctor en Ciencias Políticas (UCV). Especialista en Gobierno y Políticas Públicas (UCV) y Gobernabilidad y Gerencia Política (UCAB y George Washington University)