Política

Pobreza Extrema

Román Ibarra
Escrito por Román Ibarra

Acaba de ser publicado el resultado de la última Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (ENCOVI), y sus conclusiones son harto elocuentes, pues de manera dramática constatan lo que es un grito a todo pulmón, un estruendo, en todas las calles, pueblos y ciudades de Venezuela.

El estado de miseria y pobreza extrema a que nos han conducido estos 20 años de socialismo del siglo XXI, de la mano de un par de primitivos, e insensatos.

Según la encuesta, hoy los venezolanos estamos en peor condición que uno de los países más pobres de la tierra, como lo es Haití en nuestro continente.  Esa es una demostración más de lo que hemos venido denunciando en los últimos años, en el sentido de que la crisis socioeconómica lleva un ritmo de vértigo, si lo comparamos con la velocidad -escandalosamente lenta- que adquiere el tratamiento político de esos temas.

Hemos sostenido también, que la lentitud con la cual se toman las decisiones políticas, no atienden al interés superior de la población en su conjunto, sino a los intereses grupales o partidistas, con lo cual, la gente común queda proscrita, al margen, y esto ejerce un efecto deletéreo en sus condiciones de vida, con la cancelación de su desarrollo y posibilidades de progreso.

Simultáneamente, y como consecuencia lógica de la crisis terminal que vivimos los venezolanos, hoy somos la mayor migración que en menor tiempo se haya registrado; por encima incluso de países que están en guerra civil abierta, como Siria; Sudán del Sur; Myanmar; Afganistan, o Somalia. De seguir las cosas así, es previsible que estos porcentajes de migrantes sigan creciendo.

Ya hoy, es una locura ver como nuestros compatriotas atraviesan desesperadamente las fronteras, incluso a pie, buscando en otras tierras las oportunidades que en nuestro país se cierran por la errática política que se implementa desde el gobierno (el mayor responsable), y los errores que se cometen  en la oposición.

Volvemos a preguntar: será que a nadie le importa las condiciones de vida; la pobreza; el hambre; la salud, y la vida de nuestra gente?

Hoy somos una vergüenza mundial; nadie entiende como el país con las mayores reservas de petróleo en el mundo; uno de los países con mayores riquezas y recursos en toda Latinoamérica, viva en las condiciones de pobreza y miseria de los venezolanos.

Es lamentablemente común ver hoy a nuestros compatriotas ingerir desperdicios de la basura en cualquier calle de las grandes ciudades. Para cualquiera con un mínimo de sensibilidad, eso le rompe el alma, excepto para quienes desde el gobierno se hacen los ciegos, y niegan estas calamidades, diciéndole al mundo que es falso y que esas son denuncias interesadas del imperialismo, y la oposición.

Si bien es cierto que la responsabilidad principal, la culpa mayor es del gobierno, nos guste o no, todos tenemos que trabajar para corregir el drama que significa esta condición paupérrima en que se vive en la Venezuela de hoy.  

No podemos seguir postergando las soluciones a esta crisis humanitaria; es urgente que bajo la supervisión de los organismos internacionales se obligue a unas negociaciones –oficialismo y oposición- mediante las cuales se garantice el canje de alimentos para la población por petróleo; resolver la crisis eléctrica, y de los servicios en general, en todo el país.

Paralelamente, y de inmediato emprender las negociaciones para resolver la crisis política, a través un acuerdo que designe en la AN, un nuevo CNE, y su respectivo registro electoral depurado; la liberación de todos los presos políticos, y unas elecciones generales (presidenciales y parlamentarias) con participación de todos los venezolanos (dentro y fuera del país). 

Venezuela nos necesita a todos!

Román Ibarra  –  @romanibarra

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Román Ibarra

Román Ibarra

Abogado. Profesor Universitario (UCV). Doctor en Ciencias Políticas (UCV). Especialista en Gobierno y Políticas Públicas (UCV) y Gobernabilidad y Gerencia Política (UCAB y George Washington University)