Política

La estafa catalana

Román Ibarra
Escrito por Román Ibarra

La conducta irresponsable del gobierno catalán, y sus socios extremistas del separatismo nacionalista, no sólo sirvió para engañar a todos los ciudadanos de esa comunidad, sino a toda España, y al mundo civilizado. Ahora esa estafa está produciendo consecuencias deletéreas en lo político, en lo social, y especialmente en lo económico.

En lo político, y en lo social porque lograron dividir a la ciudadanía, creando fracturas que tardarán mucho en curarse, pues son heridas profundas que solo la inteligencia, la paciencia y la tolerancia podrán restaurar cuando haya suficiente intención de resolver esos asuntos dentro del marco de la convivencia que garantiza la Constitución española.

No obstante, el problema económico comporta una dimensión dramática, pues hasta el presente, más de 2.600 empresas de las más poderosas se han mudado a otras comunidades de la nación, con la consecuencia nefasta que se expresa en el decaimiento de la inversión, y el desempleo que ya está generando en sectores de amplia productividad como el turismo; la restauración, y ramos conexos, los cuales, han descendido en porcentajes alarmantes desde el infausto día del referéndum inconstitucional del primero de octubre, hasta el presente.

La más reciente consecuencia de la destrucción económica a la que ha sido sometida Cataluña, tiene que ver con la pérdida de la sede de la Agencia Europea del Medicamento, EMA por sus siglas en inglés, toda vez, que como consecuencia de la inestabilidad de esta comunidad, luego del referéndum y la Declaración Unilateral de Independencia realizada por el intervenido gobierno de Puigdemont, la sede de esta agencia comunitaria le ha sido concedida a Amsterdam.

Es de destacar que Barcelona tenía las mejores credenciales para alcanzar la meta de convertirse en la nueva sede, luego de la obligatoria mudanza desde Londres, por la victoria del Brexit, pues contaba para ello entre otras razones, con el favoritismo de los trabajadores de la agencia, expresado en encuestas realizadas al efecto.

Deben estar muy dolidos los catalanes con esta nueva pérdida, por cuanto la agencia europea del medicamento representaba mucho para sus intereses. Por ejemplo, la agencia tiene 890 empleados que tendrían que demandar inmuebles para la compra, o alquiler; así como la demanda lógica en el ámbito de la hotelería y el turismo, en virtud de que esa agencia recibe anualmente la visita de 35.000 expertos de la industria médica y farmacéutica, y ello necesariamente significa inversión económica que generaría réditos importantes para Barcelona, y toda Cataluña.

La agencia europea del medicamento (EMA) ha  promovido la investigación e innovación de 975.188 medicamentos humanos y veterinarios, con lo cual, podemos imaginar la cantidad de laboratorios que pudieron haberse creado como nueva inversión, y generación de empleos para Barcelona y Cataluña, de haberse obtenido la sede de la agencia.

Ese es otro daño que se le debe directamente a los propulsores de la Declaración Unilateral de Independencia, y ello representa la continuación de la catástrofe por el acto inconstitucional, que ahora el poder judicial español deberá corregir cuando tome finalmente la decisión, en virtud de los mecanismos promovidos por el gobierno del Presidente Mariano Rajoy, previstos en el artículo 155 constitucional.

Ojalá que la justicia española se exprese de la manera más contundente posible, y en consecuencia, no sólo devuelva la situación al estado previo al referéndum y la declaración de independencia, sino que como consecuencia del golpe de estado, encarcele e inhabilite a los responsables de la afrenta contra el Estado Español, y su Constitución.  Es inaceptable que se cuelen en España los golpistas, como lo hicieron en Venezuela. Viva España!


Román Ibarra  –  @romanibarra


 

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Román Ibarra

Román Ibarra

Abogado. Profesor Universitario (UCV). Doctor en Ciencias Políticas (UCV). Especialista en Gobierno y Políticas Públicas (UCV) y Gobernabilidad y Gerencia Política (UCAB y George Washington University)