Política

Fair Play

Román Ibarra
Escrito por Román Ibarra

La expresión Fair Play, alude a la necesidad del respeto por las reglas de juego, es decir, por la importancia del juego limpio. Ello ocurre como expresión generalizada en los eventos deportivos, pero es importante extrapolarla también al ámbito profesional, o de la política, al quehacer cotidiano de cualquier ciudadano, pues eso es lo que la sociedad espera de nosotros.

En estos tiempos que corren en nuestro país, no es un secreto advertir, y por el contrario es una obligación señalar, el grado de deterioro en que nos ha sumido el proyecto del comunismo (socialismo del siglo XXI) puesto en práctica en Venezuela en las dos últimas décadas, para desgracia de los venezolanos, y vergüenza de la región.

Hay que asumir con espíritu autocrítico, que si bien es cierto que la culpa mayor de nuestra crisis tiene el rótulo del comunismo corrompido Castro-Chavista, no es menos cierto que los errores cometidos desde la oposición, han contribuido a prolongar la desolación, y agonía de nuestra gente.

En otras ocasiones hemos advertido acerca de los errores que significaron la Plaza Altamira; la huelga Petrolera; el paro indefinido, el Carmonazo (2002); la abstención de 2005 en las parlamentarias; las guarimbas; los trancazos; La Salida; así como las sucesivas abstenciones en eventos electorales, 2016, y 2018, con los cuales le hemos regalado al oficialismo 17 años en el poder, a pesar de que estaban liquidados políticamente con la crisis del 11 de abril/2002.

Hoy, luego de marchas y contramarchas en todos los sectores políticos de nuestro país, la crisis está causando amplias tragedias en la sociedad y la familia venezolana. Millones de nuestros compatriotas han abandonado y siguen yéndose de cualquier manera, para intentar abrirse paso en otras tierras, en vista de que Venezuela tal como va, no ofrece ninguna garantía presente, ni futura.

Tras la búsqueda de soluciones a nuestro drama, por iniciativa del gobierno de Noruega, oficialismo y oposición han aceptado iniciar reuniones para encontrar un camino que sea bueno y aceptable para todos, aunque no sea perfecto, pues como en toda negociación, las partes siempre tienen que ceder algo para alcanzar acuerdos.

A ese respecto, la mayoría de los venezolanos (según diversas encuestas) apoyamos que se puedan celebrar esos encuentros, y esperamos que de ahí salga una solución democrática, pacífica, constitucional y electoral, como la fórmula más conveniente para la paz de nuestro país.

No obstante, en medio de esas conversaciones también es cierto que el oficialismo ha producido más muertes; secuestros, y violaciones de DDHH, tal como lo revela el informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, como una provocación brutal e innecesaria para amedrentar a la sociedad.

Igualmente, en el bando de la oposición, hay quienes siguen presionando de manera indebida al Presidente de la AN, Diputado Juan Guaidó para que haga cosas que no puede hacer, o son inconvenientes, pidiéndole cosas que ellos saben no pueden cumplirse porque son inviables, como esa de la salida militar extranjera para sacar por la fuerza al usurpador.

En nuestra opinión, hay que darle todo el apoyo a las negociaciones entre oficialismo y oposición, y pedir celeridad tanto como sea posible, por cuanto el deterioro socio económico de Venezuela es galopante y cada día se profundiza.

Es necesario conquistar el escenario electoral para que el pueblo decida, y desde ahí comenzar la reconstrucción. Es mucho lo que hay que hacer para lograr la recuperación de la economía, y garantizar el regreso de quienes así lo deseen.

El hambre, la desesperanza y la muerte no esperan. Todos debemos jugar limpio por Venezuela. Fair Play!!

Román Ibarra  –  @romanibarra

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Román Ibarra

Román Ibarra

Abogado. Profesor Universitario (UCV). Doctor en Ciencias Políticas (UCV). Especialista en Gobierno y Políticas Públicas (UCV) y Gobernabilidad y Gerencia Política (UCAB y George Washington University)