Política

El Apagón

Román Ibarra
Escrito por Román Ibarra

Con el apagón del 7 de marzo que colapsó todos los servicios fundamentales en el país, se puso en evidencia que en el régimen comunista de Maduro lo que manda es la corrupción, la desidia y la incompetencia.

Desde los tiempos del régimen del payaso, y estafador eterno se había anunciado la multimillonaria inversión en el sistema eléctrico nacional para llevarlo a ser ̈el mejor sistema eléctrico del mundo ̈.

Esto quiere decir que si entonces se hubiera acometido el plan, en vez de haber permitido y estimulado la destrucción del sistema por falta de mantenimiento primero, y luego por la participación de los bolichicos y Derwick, estaríamos en mejor situación que esta calamitosa condición en que vivimos hoy los venezolanos.

Ninguna de las excusas ridículas expuestas por el usurpador Maduro convencen a nadie. No ha habido ningún ciberataque del ̈Imperio ̈ contra el sistema eléctrico; lo que hay es corrupción suya y de su gente con los bolichicos, es decir, un plan diseñado para el saqueo de la nación como han hecho en estos 20 años.

Los investigadores serios y profesionales de las universidades, y el colegio de ingenieros advierten la falta de mantenimiento por largos años, e incompetencia en el manejo de la industria.

En la zona del Guri ocurrió un incendio sin que los funcionarios civiles y militares del régimen lograran controlar; ahí hay por ser zona estratégica de seguridad, está la presencia de un comando artillado del ejército; un comando de la Guardia Nacional, y los funcionarios de Corpoelec. Todos inútiles e inservibles.

En vez de pañitos calientes como la entrega de un ̈tanque azul ̈ para conservar agua, un país petrolero, y portentoso en otros recursos importantes, debería disponer de un sistema eléctrico confiable, y moderno, dirigido por profesionales, y no por aventureros, ignorantes y ladrones militares y civiles.

No es posible que el usurpador llame a la población a usar velas, tobos, y linternas, en vez de ofrecer su retirada incondicional, habida cuenta de que no puede dirigir ni un kiosko de periódicos. Mediocre e incompetente! Hasta cuándo un ignorante, y malhechor pretende engañar y destruir la vida de los venezolanos?

Mientras tanto ellos –los malandros- reinan en el caos que supone distraer a la población en buscar agua; padecer por la falta de luz; ver como colapsan los servicios de transporte; alimentación; internet; telefonía, entre otros.

Es vergonzoso ver como desde la televisión ordena a sus colectivos asesinos y cobardes atacar a la población para defender su miserable revolución. Y en medio de esto, mercachifles de la política y articulistas de botiquín, desgañitándose por la supuesta y mil veces negada invasión militar norteamericana.

El mismo discurso aprendido de la tiranía cubana para asustar y controlar a la población mediante el terror, y el anti imperialismo. No se detienen a pensar por un instante en el sufrimiento de la población, sus carencias, enfermedades y su hambre, y hasta pretenden echarle culpas a la oposición en la misma proporción que al régimen comunista y ladrón de Chávez y Maduro.

Se equivocan, pues los venezolanos no se tragan ese cuento, y solo deseamos mecanismos democráticos para afianzar un sistema de libertades mediante el ejercicio del voto, y comenzar cuanto antes con la reconstrucción del país para poder garantizar la vida de nuestros ciudadanos.

Pero antes, hay que resolver el drama de la comida y medicinas cuya entrada ellos impidieron a sangre y fuego, criminales al fin. Esos crímenes no los ven los articulistas mercenarios, ni los ̈dirigentes ̈ fracasados y sin brújula que son pagados por el régimen para fingir neutralidad y preocupación.

Fuera el tirano y su albarderos!

Román Ibarra  –  @romanibarra

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Román Ibarra

Román Ibarra

Abogado. Profesor Universitario (UCV). Doctor en Ciencias Políticas (UCV). Especialista en Gobierno y Políticas Públicas (UCV) y Gobernabilidad y Gerencia Política (UCAB y George Washington University)