Política

Cínico y Canalla

Román Ibarra
Escrito por Román Ibarra

En otro de sus alardes grotescos, e inmorales, Maduro ha soltado la propuesta de elecciones parlamentarias adelantadas para confundir, y dividir a la oposición, como si la crisis del país fuera producto de la acción del legislativo, y no de su régimen incapaz, corrupto e insensible con las necesidades de los venezolanos de a pie.

Esa propuesta solo es posible en mentes retorcidas como la suya, y la de sus amos cubanos, cuyas mentes están al servicio siempre de la dominación y destrucción de los pueblos, sin importar su ruina y desmoralización.

El mundo civilizado tiene claro que la destrucción y decaimiento social, económico, y político de nuestro país se debe exclusivamente al plan diabólico del comunismo internacional dirigido por la dictadura cubana, a través del  Foro de Sao Paulo.

Todo un diseño maléfico, que tiene vinculaciones con el terrorismo fundamentalista del medio oriente; el narcotráfico; las guerrillas colombianas, y el paramilitarismo que ellos mismos alimentan y financian, conocidos como colectivos, que no son otra cosa que una fuerza armada paralela al Estado con el fin de defender sus tiranías, y el sometimiento forzoso de los pueblos.

Sin embargo, tratándose de un régimen malandro como este de Maduro, hay que advertir que con ello van a insistir para confundir y dividir. Es obvio para nosotros entonces, que no debemos caer en la provocación, y contraatacar con fuerza para encontrar una solución mayor.

El usurpador es él, y no la AN, razón por la cual, debemos presionar nacional e internacionalmente para conquistar elecciones presidenciales, con nuevo CNE; supervisión internacional; voto de todos los venezolanos, en nuestra tierra como en el exterior; depuración del registro electoral, y liberación de todos los presos políticos.

Pero digamos que el régimen se niega a aceptarlo e insistirá en adelantar las elecciones parlamentarias. Nos cruzamos de brazos? Pues no, salgamos a la ofensiva y propongamos entonces una salida aceptada por todos los factores internacionales. Vamos a presionar para realizar elecciones parlamentarias, y también presidenciales, conjuntamente. Así se satisfacen las dos aspiraciones: del régimen, y de la mayoría democrática venezolana.

Aprovechemos la oportunidad y salgamos unidos a presionar y conquistar ese escenario. Ojalá no tengamos que pasar por el sufrimiento de lidiar con extremismos innecesarios de quienes aseguran que no hay nada que negociar con el régimen.

Estamos frente a un gran desafío que debemos resolver con inteligencia y sabiduría. No caigamos de nuevo en el error de abstenernos; eso solo conviene al régimen y sus aliados. Recordemos que la AN –único poder legítimo hoy- es producto de elecciones, y no de abstenciones.

Tenemos la gran oportunidad de recomponer las cosas, pero sobre todo, en caso de realizarse ese proceso conjunto, estoy seguro de que lo ganaremos y con ello avanzaremos más rápidamente hacia la reconstrucción de país.

No perdamos ni un segundo; salgamos al encuentro de todos los venezolanos de buena fe, e invitémosles a que nos acompañen en esta cruzada por la reconquista de la democracia. Es el mejor camino.

Que nadie caiga en la tentación de solicitar guerras que solo dejan muerte y destrucción. Propongamos soluciones racionales y democráticas.

Estoy convencido de que mediante elecciones libres la derrota del comunismo corrupto y malandro será más dolorosa, lo otro sería victimizarlos.

No perdamos el foco, y recordemos que nuestros triunfos están asociados al hecho electoral como el del 6D/15. Con ello habrá oportunidad de enrumbar al país hacia un mejor destino en medio de un sistema de libertades que garantice igualdad de oportunidades para todos.

El triunfo que nos merecemos depende del acompañamiento unitario de todos los venezolanos de bien; hagámoslo posible. Venezuela nos necesita.

Román Ibarra  –  @romanibarra

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Román Ibarra

Román Ibarra

Abogado. Profesor Universitario (UCV). Doctor en Ciencias Políticas (UCV). Especialista en Gobierno y Políticas Públicas (UCV) y Gobernabilidad y Gerencia Política (UCAB y George Washington University)