Política

Corrupción Roja, Ética y un Nuevo País

La semana pasada, una vez más todos vimos el rostro de la maldad, ya no solo fueron los venezolanos, el mundo entero observó todo a lo que millones de ciudadanos nos hemos enfrentado durante años en el país suramericano, se pudo ver la cara del régimen que se auto denomina, “Revolución Bolivariana” e inclusive “Revolución Bonita”, ésa que predica “Paz” mientras ejecuta acciones como la quema de camiones cargados de insumos médicos y alimentos, que también reprime y asesina a la luz del día a quienes se le enfrentan como ocurrió en Santa Elena de Uairén en el estado fronterizo de Bolívar o en Ureña estado Táchira, pegado a Colombia.

Por otra parte, es el mismo régimen que durante 20 años ha manejado fortunas y también se ha apropiado de ellas; el caso de Nervis Gerardo Villalobos por ejemplo, quien fuera viceministro Energía Eléctrica de la República Bolivariana de Venezuela, detenido por la Brigada Central de Investigación de Blanqueo de Capitales y Anticorrupción de la Policía Nacional Española, por poseer en territorio español entre otras cosas 40 Villas en la ciudad de Marbella que ascienden a costos que oscilan entre 5 y 6 millones de euros y en paralelo también 10 apartamentos en la zona de Salamanca en Madrid y vehículos valorados en 220 mil euros, bienes adquiridos según las autoridades con dinero de dudosa procedencia; todo lo anterior según las investigaciones se pudo demostrar luego que proviene de “Comisiones” otorgadas al señor Villalobos por ayudar en la colocación de dineros de la estatal petrolera PDVSA en la banca de Andorra.

Lo descrito anteriormente es solo un caso de los miles que existen y que tienen como protagonistas a personeros del régimen Chavo/Madurista directamente o a familiares y amigos de éstos; solo con recordar el caso de los llamados “Sobrinos Flores” seguramente se les refrescará la memoria respecto a la magnitud de lo que es la “Revolución”, que ya se conoce en el planeta entero como la “Corrupción Roja”.

El entramado de corrupción es tan grande que las autoridades del Departamento del Tesoro de EE.UU. ha creado una unidad especial solo para atender los casos de la Venezuela Chavista; que tiene entre los más investigados al mismísimo Rafael Ramírez, a quien ya lo precisó la justicia con haberlo declarado culpable nada más y nada menos que de un delito de extorción, debiendo pagar 1.420 Millones de dólares y quizás pisando ya una cárcel.

Ahora bien, visto el grado de altísima corrupción y como ha hecho daño a todo un país, es definitivamente necesario dar un viraje y buscar la dirección correcta; es indudable que durante la era Chavista hemos sido testigos de lo que podemos llamar una quiebra generalizada de los valores morales en la sociedad venezolana, me refiero a que ha tocado tanto la vida política como la privada de la gente, es decir ha permeado tanto en el aspecto político como en el del ciudadano común, en el administrador y en el administrado.

Podemos asegurar entonces que el daño ha sido tal, que mientras años atrás la inmoralidad de la clase política contrastaba con el modo de ser y comportarse de la mayoría del ciudadano medio, hoy no es así, para éste momento por el contrario el Chavismo se ha encargado de hacer casi una normalidad el que se actúe incorrectamente, en que el trato cordial del venezolano se quede en el olvido y sea sustituido por el mal trato incluso en sectores de la administración privada, no se diga en el sector público lo que sucede.

Si queremos que efectivamente Venezuela cambie y se enrumbe hacia un sendero de bien y prosperidad, tenemos que efectuar una renovación tanto en lo político como en lo social, en lo público como en lo privado, esto sin duda causará efecto en lo cultural, deportivo y a todo nivel mejorándonos como sociedad.

Finalmente debemos tener claro que el componente ético debe estar presente en cualquier administración o gobierno futuro, es la única manera de corregir y rescatar lo que aún queda de reserva moral de la ciudadanía en nuestra Venezuela y poder tener verdaderamente un nuevo país.

Los actores que vengan y asuman responsabilidades en un nuevo orden, deben tener como norte la responsabilidad y la decencia para constituirse en verdaderos servidores públicos y no servirse del público como lo ha hecho la “Revolución” hasta ahora, pues las consecuencias de ello las estaremos padeciendo por un tiempo más como una lección de vida, así de simple y sencillo.

Reinaldo J. Aguilera R.  –  @raguilera68  –  @AnalisisPE

Suscríbete a nuestro canal de Telegram aquí.

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Reinaldo J. Aguilera R.

Reinaldo J. Aguilera R.

Abogado (USM), Profesor Universitario (UPEL), Máster en Gobernabilidad, Gerencia Política y Gestión Pública (George Washington University/UCAB), Jubilado del Consejo Nacional Electoral (CNE), Coordinador Nacional Adjunto de Control Electoral del Movimiento Primero Justicia (MPJ), Articulista Digital.

1 Comentario