Política

Caracas una Ciudad Fantasma

El término de ciudad fantasma se utiliza para señalar a aquellas localidades que generalmente son abandonadas por diferentes razones, generalmente ocurre por conflictos sociales, de índole político y por supuesto por razones bélicas.

Alrededor del mundo se pueden encontrar varias decenas de ciudades abandonadas, muchas de estas ciudades se han convertido en estos tiempos en atractivos turísticos, gracias al extraño encanto que generan las ruinas o los vestigios de un tiempo mejor, mientras que otras son peligrosas o inaccesibles.

Como venimos indicando, por diversas circunstancias algunas ciudades quedan abandonadas, un día la gente deja de caminar y respirar por sus calles y quedan completamente solitarias. Las vías quedan en silencio y las ciudades abandonadas pasan así a tener una vida casi fantasmagórica. Algunas han sido víctimas de catástrofes y otras han perdido las industrias que las han hecho florecer en sus tiempos de gloria.

Les hago referencia a este tipo de ciudades, para poner en perspectiva lo que sucede actualmente en nuestra querida Venezuela; resulta tenebroso e incluso inexplicable que ya a las 6:30pm, en muchas ciudades de nuestro país dejan de verse personas en las calles y disminuye drásticamente el flujo vehicular, hasta el punto que ya a las 9:00pm prácticamente se han transformado dichas poblaciones en ciudades fantasma.

El grave problema se evidencia nada más y nada menos que en la propia capital lo que afecta cada día más la imagen de un país golpeado por un modelo de gobierno que claramente ha fracasado.

La inseguridad acabó con la calidad de vida de los venezolanos, que ya no pueden salir de sus viviendas cuando llega la oscuridad, agobiados además por la crisis económica que los afecta con una grave escasez de alimentos y medicinas, además de una inflación que es considerada como la más alta del mundo; ya son muy pocos los que se atreven a salir de noche y por supuesto la llamada economía nocturna prácticamente es inexistente en la actualidad.

Caracas la otrora “sucursal del cielo” como le llamaba el maestro Billo Frometa, se ha transformado en algo irreconocible, aquellas vallas luminosas de Plaza Venezuela y la autopista Francisco Fajardo que atraviesa toda la ciudad sencillamente ya no existen, el ambiente lúgubre la transforma en una ciudad sin alma, algo que era inimaginable pero ahora es real.

Luego de varios planes para atacar la inseguridad observamos que la misma no ha podido ser erradicada, por el contrario ésta ha aumentado considerablemente, con el agravante de que muchos de los involucrados en hechos delictivos son precisamente los funcionarios miembros de los cuerpos de seguridad, lo que deja a la colectividad en franca desventaja.

Lo cierto es que de alguna manera se deben recuperar las libertades y la más preciada que no es otra que la de simplemente vivir, salir de nuestros hogares y disfrutar de nuestras ciudades y pueblos, para ello hay que cambiar la estructura y el manejo de los temas de seguridad conjuntamente con los gobernantes, implementar planes reales a corto, mediano y largo plazo que sean sustentables y que si ocurre un cambio de gobierno sea municipal, estadal o nacional se sigan ejecutando en pro de la ciudadanía.

Iniciar el camino definitivo de la recuperación de un nivel de vida digno para los venezolanos, pasa por dejar a un lado individualidades y convertir los esfuerzos en algo colectivo, solo así saldremos adelante, así de simple y sencillo.


Reinaldo J. Aguilera R.  –  @raguilera68  –  @AnalisisPE


 

Suscríbete a nuestro canal de Telegram aquí.

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Reinaldo J. Aguilera R.

Reinaldo J. Aguilera R.

Abogado (USM). Especialista en Recursos Humanos (UCAB), Doctorando en Ciencias Económicas Universidad Nacional Experimental de Guayana (UNEG). Coordinador Nacional Adjunto de Control Electoral del Partido Primero Justicia.