Política

¿Mega qué? por @rafaelmartinezn

El 6 de diciembre de 2015, el estado Amazonas eligió a sus parlamentarios. Un artificio judicial arrebató la representación popular de los diputados de esa entidad federal y con ello, la mayoría calificada de la hoy “en desacato” Asamblea Nacional (AN). Esperan nuestros aborígenes, los sectores más autóctonos de nuestra patria, por su representación asamblearia en un régimen llamado “participativo y protagónico” que ha permitido (in)visibilizar a nuestros indígenas de esa región con el mayor desenfado.

Poco antes de fin del 2016, otra artimaña, esta vez del Consejo Nacional Electoral, produjo el “aplazamiento” de las elecciones regionales a Gobernadores y Alcaldes por  “ausencia de recursos y razones técnicas”. De esta manera, por designio del ente electoral, los mandatarios regionales “gozarían” de su respectiva e indefinida “prórroga de poder” haciendo caso omiso de lo establecido en el texto constitucional en relación con los períodos de gobierno regional. Total, una decisión administrativa o una sentencia del máximo tribunal organiza a gusto del régimen la forma como habrán de distribuirse los períodos regionales, municipales o los diputados de un estado u otro.

Que Amazonas no tenga diputados no importa al régimen. Que los gobernadores o alcaldes permanezcan en sus jurisdicciones es una menudencia al margen de la pisoteada Constitución Nacional, aprobada tras una constituyente “revolucionaria” en 1999. Total, la fiesta continúa.

Ahora el Consejo Nacional Electoral, en continua humillación a los electores y a la democracia, solicita la “revalidación” de los partidos y organizaciones con fines políticos. Para ello utiliza la “Ley de Partidos Políticos”, instrumento jurídico anterior a la Constitución de 1999, por lo que su letra puede no estar ajustada al capítulo del texto constituyente relativo a la participación política ciudadana. No es importante. Lo importante es atrasar todo y reírse del ciudadano común creando normas y reglamentos para entorpecer todo sin ningún sentido práctico. ¿Quién va a poner en duda la validez del Partido Comunista de Venezuela o de Acción Democrática organizaciones de casi ochenta años de historia de persecución y lucha por la democracia patria?

Sin embargo, ahora se escucha que el régimen pretende ir a unas “mega elecciones” para el 2018. Ahí se escogería: presidente, diputados, gobernadores, parlamentarios regionales, alcaldes y concejales. ¿Quién puede creer a este régimen, a su Consejo Nacional Electoral y demás instituciones que se haría tal “mega evento”? Un gobierno con 85% de impopularidad no abordaría un proceso electoral pues ni con “mega” mercales, ni entrega de línea blanca, ni de carros ni nada conseguiría una votación que pare la hecatombe electoral que se le avecina. Viene una transición. Está en el PSUV poner “oído en tierra” para discernir los sonidos de estos tiempos…


Rafael Martínez N.  –  @rafaelmartinezn


 

Suscríbete a nuestro canal de Telegram aquí.

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Rafael Martínez Nestares

Rafael Martínez Nestares

Economista (UCV). Maestría en Planificación (CENDES). Doctor en Ciencias Económicas y Administrativas. Articulista de El Universal en su versión digital. Fue Secretario General de Gobierno de la Alcaldía Metropolitana de Caracas. Profesor Universitario. Presidente del Instituto de Estudios Iberoamericanos, en Caracas (Venezuela) y Editor-Asociado de las revistas arbitradas: Estudios Iberoamericanos y Arbitraje Universitario. Miembro del Programa de Promoción al Investigador. Miembro del Comité de Revistas de Ciencias Sociales de Iberoamérica.