Cultura

Borgman

Narcisa García
Escrito por Narcisa García

Un hombre debe abandonar una suerte de guarida subterránea en un bosque a un lado del camino y huir. Un grupo de hombres con armas blancas lo buscan, incluyendo un joven sacerdote que empuña un hacha. El hombre alerta a otros en madrigueras como la suya y luego, con mucha seriedad y convicción, cruza una calle y camina hasta tocar la puerta de una casa moderna de patio enorme. Un hombre bien vestido abre la puerta y el fugitivo le pide que le deje ducharse en su casa. Ante la sensata negativa del hombre bien vestido, y justo cuando está por cerrarse la puerta, el hombre subterráneo le regala una pequeña angustia diciendo “conozco a su esposa”.

Borgman (2013) del director holandés Alex van Warmerdam, es un drama y thriller que lleva el nombre del personaje que irrumpe en esa casa. Con un grupo de especialistas a su cargo, Camiel Borgman (Jan Bijvoet) ha llegado para quedarse en la vida de esa familia. Richard (Jeroen Perceval) trabaja en una empresa que le quita bastante tiempo. Marina (Hadewych Minis) es su esposa, una rubia robusta que se siente culpable de vivir como lo hace. Tienen dos niñas, un niño y una niñera (Sara Hjort Ditlevsen) que habla inglés. Todos quedarán hechizados por la fuerza demoníaca que es Borgman.

En principio pareciese tratarse del Mal, poco a poco convirtiéndose en huésped de esa casa. Hay algo de hechicería en el poder que ejerce Borgman sobre las mujeres de la casa, especialmente Marina, sobre quien se inclina como el íncubo en el cuadro de Füssli para perturbarle los sueños y desestabilizar aún más a la familia que, metáfora de ese Occidente nórdico acomodado y confortable, ha dejado entrar a su hogar a esta figura así como a través del tambaleo de las instituciones y responsabilidades civiles se ha logrado colar el mal organizado. Con planos pintorescos como aquellos bajo el agua en el lago, y la ansiedad que produce ver cómo todo se va enrumbando por el peor camino posible, Borgman tiene la extraña e incómoda atmósfera de películas anteriores del director holandés, como Ober (2006) o Abel (1986).

Y ¿por qué permite esta familia entrar al mal a su casa? Como si de un canto de sirenas se tratase, Marina, una de sus hijas y la niñera han dicho que no al principio, como el héroe en su camino. Sin embargo el canto es poderoso. Casi bíblica, la imagen que viene es Borgman serpenteando entre los árboles y Marina cediendo. Se permite la entrada del mal a la casa porque se quiere. Van Warmerdam lo sentencia con aplomo: todos desean la destrucción.

Al escribir sobre esta cinta, Fernando Mires menciona, entre otras cosas, el poder de las masas organizadas sin Dios ni ley, y a propósito de ese centenario de la destrucción que está por cumplirse el año entrante, Borgman resulta elocuentemente profética y lapidaria. Solo hace falta que una persona dude por un instante, y podrá ser justo lo que Borgman necesite para acabar con todo desde dentro.


Narcisa García  –  @pedrovaalcine


 

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Narcisa García

Narcisa García

Licenciada en Artes cinematográficas. Correctora para Editorial Cyngular y otras editoriales independientes. Columnista del Papel Literario de El Nacional. Colaboradora para ViceVersa Magazine en Nueva York. Profesora de cine en la Universidad Central de Venezuela.