Política

¿Democracia desperdiciada?

Para un país que lidia con la tarasca de la censura, las redes sociales representan, sin duda, un útil aliviadero. El ágora virtual presta no sólo terreno para los vitales trámites de la discusión pública y la “organización de la rebeldía”; para trascender la simple información, al permitirnos pasar de agentes pasivos a productores del conocimiento; para arrimar a la idea de la comunidad que camina más allá de la proximidad geográfica, la que se funda en esa noción de afinidad espiritual e intelectual que es tan reconfortante; sino también para ejercitar un músculo esencial de la praxis democrática: el debate como mecanismo de gestión del conflicto, el intercambio dialógico entre ciudadanos.

En efecto, no pueden negarse las potencialidades de una dinámica cuyos rasgos remiten a las premisas de origen de la democracia: el poder acudir como hombres libres e iguales a un espacio dispuesto para el tráfico de ideas que afectan al colectivo, y asumir el vivificante desafío de influir en el semejante, de conquistarlo con razones. Aún así, hay que admitir que el virtuoso paquete a menudo viene maleado por las taras de un orgiástico convite: la banalización de la política, la alteración de datos, la ilusión del falso activismo, el “Narcisismo de la opinión” o la obsesión del “ser para los otros”; las cámaras de eco ideológicas, la proliferación de vicios de la antipolítica o la articulación de matrices dañosas (forjadas para promover el “efecto rebaño” o descuartizar reputaciones individuales) son algunos de los trastos con los que se forcejea cuando se acude a estos predios.

Así que paradójicamente, en medio del tremedal de odios en que hoy nos mete la política venezolana -otro triste legado de Chávez- y justo cuando más falta hace juntarnos para dilucidar arreglos posibles, la práctica democrática va desdibujándose en una suerte de Alzheimer auto-inducido, va perdiendo la pista de sí misma. Es el homo-videns urdiendo su propia destrucción, tecleando al filo de su propia guerra: no es raro que la polis que edifican quienes apuestan al intercambio plural y civilizado acabe demolida al final del día por detractores que embisten como hienas encrespadas. Entonces, la ofensa se hinca como colmillo, llueven descalificaciones y argumentos ad-hominem que viralizados en segundos sepultan las mejores intenciones de alentar el convencimiento razonado. Mala cosa: pues si bien es cierto que no siempre hay blanduras en el debate democrático, no conviene confundir la argumentación con la imposición de opiniones. Hay criterios muy rigurosos al respecto. La flexibilidad, la provisionalidad de esa “modernidad líquida” de la que hablaba Bauman no debería atentar contra tales compromisos… ¿será que ese homo videns que compite por la atención, que vive para sí-mismo incurso en el espejismo de las redes, ha perdido su capacidad de registrar la otredad y por tanto de interactuar políticamente?

Giovanni Sartori lanza al respecto una inquietante reflexión: “todo el pensamiento liberal-democrático no es visible con los ojos, se trata de una construcción abstracta. Con el nacimiento del homo videns se tambalea todo el sistema”. Esa reducción del mundo a lo que sólo se puede ver, lo que no demanda inmersión en las honduras adicionales del lenguaje, parece redundar en un deterioro de los conceptos, deshaciendo el logos que sustenta a lo político, eso que apunta a la construcción de un destino común. Nuestras complejidades y contrasentidos bailando caóticamente en un medio sin normas y que a duras penas admite el reconocimiento de un otro (a quien no vemos, aunque hable) puede acabar deshumanizando, robando carne y alma a nuestro intercambio.

Lo cierto es que la coyuntura no tolera tanto cisma, tanta ofuscación ante esa palabra común que nos habita. Sin argumentación, sin conciencia de que no existen verdades absolutas que puedan disolver las contradicciones ni verdades privadas que puedan imponerse por sobre las colectivas; sin prever las consecuencias que derivan de nuestras posturas, sin el aporte de evidencias, garantías o respaldos, sin datos o referentes para documentarlas; sin la voluntad para sortear la tentación de las falacias, el prejuicio o la petrificación de las ideas; sin las armas que brinda, en fin, el pensamiento crítico, la posibilidad de entendernos y buscar salidas boquea sin remedio.

Acogotados por el dilema que no se zanja, la tragedia que nos muele y el pathos que nos domina, no expira el chance, sin embargo, de estrujar las bondades que todavía brindan estos espacios. A sabiendas de que la realidad sigue mordiendo en la calle, y frente a la sospecha de que algunos acabarán arrollados por sus avances -la intransigencia se mide también en bytes– habrá que seguir abogando por esa amplitud que anhelamos. Que el pensamiento crítico nos dé escudos: nada es tan penoso como la democracia que acaba desperdiciada en los demócratas; nada tan propicio como mirar de verdad al otro para invocarla.


Mibelis Acevedo Donís  –  @Mibelis


 

Suscríbete a nuestro canal de Telegram aquí.

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Mibelis Acevedo Donís

Mibelis Acevedo Donís

Comunicación Social UCV, Periodista, Actriz,Gte Imagen PayTV. Ex-Gte.Creación Promociones RCTV.