Política

Líderes Resilientes para una Venezuela en Emergencia

Luis López
Escrito por Luis López

Para este artículo me quiero apoyar de un pequeño libro, pero no por ello poco interesante, titulado “Liderazgo Resiliente, la Innovación en Entornos Adversos”, del autor Carlos José Pittaluga Zerpa, quien trata temas gerenciales aplicados a las Empresas Privadas, pero que en estos tiempos tan adversos y críticos pueden aplicarse perfectamente a una Gestión Pública de Gobierno y masificar la incorporación de los conceptos por él expuestos en una Reforma Educativa Integral como las que yo anteriormente les he comentado.

El autor nos presenta  modalidades de pensamiento representados por una pirámide en cuya base se encuentra el “Pensamiento Ordinario”, y del que va ascendiéndose por formas superiores, las cuales suponen y subsumen a las formas inferiores, en este orden;  el “Pensamiento Analítico”, el “Pensamiento Lógico”, el Pensamiento Crítico”, el “Pensamiento Intuitivo”, el “Pensamiento Creativo”, el “Pensamiento Sistémico” y en la cúspide encontramos el “Pensamiento Estratégico”.

Con una Reforma Educativa como la que les expuse en mi artículo “Un Proyecto y un Nuevo Pacto”, que incorpore al currículo educativo técnicas de Superaprendizaje y  Aprendizaje Acelerado, y enfatice la enseñanza de la Música, el Ajedrez, las  Matemáticas, las Técnicas de Análisis y Comprensión de Lectura, pudiesen estimularse las inteligencias múltiples del cerebro, y consolidar esa “Revolución de la Inteligencia” que en su momento planteó para el mundo el Dr.  Luis Alberto Machado, y que recibieron acogida en diferentes países.

Con la estimulación debida pudiese surgir a nivel general en nuestro país una nueva generación de “Líderes Resilientes”, aptos para tener el “Pensamiento Flexible” que se necesita para responder a la modalidad idónea de pensamiento descrito en la “Pirámide Cognitiva”, según el objetivo o situación.

Si masificamos la capacidad de ejercitar el “Pensamiento Estratégico”, podremos sacar a Venezuela adelante, ya les he dicho que para salir del abismo, la solución no está en una sola persona, de uno u otro bando, el problema de Venezuela siempre ha sido el de estar dirigida por caudillos o líderes mesiánicos,  no es a un hombre al que debe seguirse (ya los resultados de tal acción están a la vista), como sociedad debemos aprender a no seguir hombres específicos, sino Proyectos, Proyectos que convoquen, entusiasmen, motiven y comprometan a una gran mayoría de venezolanos, en aras de satisfacer tanto los intereses individuales, como el supremo interés nacional, un Proyecto de País es el que se necesita, y que tenga continuidad en el tiempo sin importar quien encabece la gestión de gobierno.

En el libro en cuestión, se plantean una serie de pasos o etapas para lograr el cambio en la forma en que la gente piensa, es decir su mentalidad, para poner en marcha en una organización, y que muy bien pueden aplicarse en una gestión pública de gobierno, estos son:  Crear un Sentido de Urgencia (el cual ya está generado), Formular una Visión de Futuro, Integrar y Formar el Equipo de Agentes Impulsores del Cambio, Comunicar la Visión y Ganar Adeptos, Facultar a los Actores, Analizar la Situación Actual, Crear la Estrategia o el Plan, Preparar a la Organización, Ejecutar el Plan de Cambio y finalmente Proporcionar Mantenimiento al Sistema.

Ahora bien, resuelta la pregunta del ¿Cómo hacerlo? en el párrafo anterior, ahora nos toca responder a la pregunta de ¿Quiénes?;  y allí la respuesta está en esa nueva generación de líderes que debe surgir en Venezuela comprometidos con esta sociedad para llevarla por la senda del progreso.  El líder es aquel que explora el entorno, forja en conjunto una visión de futuro alentador y positiva, formula una estrategia y hace que las cosas sucedan para materializar la visión, movilizando la energía y el compromiso de la gente, alentando la esperanza y el optimismo y haciendo que la gente saque lo mejor de sí misma.

Nuestro país se encuentra así de mal, porque el liderazgo que nos gobierna es del tipo negativo, no estimula a que la gente saque lo mejor de sí misma, sino los peores defectos, propiciando sentimientos de egoísmo, envidia, impulsividad, desconsideración, indisciplina, intemperancia, impertinencia e impenitencia.

Para ese liderazgo con Pensamiento Estratégico que hace falta en Venezuela quiero concluir con lo expuesto en la página 74 del mencionado libro “En la mente del estratega es más importante la actitud que la aptitud.  Domina la apertura y la flexibilidad sobre la técnica.  La mente del estratega, en tanto que mentalidad, define el modo de estar, el modo de ser y el modo de cambiar, del líder-gerente y por extensión, de la organización que dirige.  La mentalidad estratégica se cultiva, se forma, se educa y sobre todo, se modela.

Frente a un entorno altamente turbulento, en el que reina la incertidumbre y abunda la adversidad, es imperativo que el líder-gerente desarrolle su mentalidad como estratega.  También, que fortalezca su pensamiento flexible: habilidad para navegar en la pirámide cognitiva situacionalmente.”

Ahora con respecto al término Resiliencia, ésta es definida desde el punto de vista psicológico como la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas.

Dicha Resiliencia puede ser desarrollada según el autor tratado a través de seis competencias:  La Inteligencia Emocional, la Inteligencia Práctica, la Inteligencia Social, la Auto eficacia, la Disciplina Personal y los Modelos Mentales Flexibles.

El Proyecto de País que hace falta implementar en Venezuela para sacarla de la crisis no puede seguir estando en manos de unos pocos, hace falta el compromiso e incorporación de una buena cantidad de personas comprometidas en equipos encabezados por “Líderes Resilientes” que quieran el Desarrollo de la Nación con propuestas específicas para consolidar con sus tres lados iguales, lo que llamo el “Triángulo de la Gobernabilidad”, cuyas aristas son lo Político, lo Económico y lo Social; propuestas orientadas a vencer al “Pentágono de la Crisis Venezolana”: La Inflación, la Corrupción, la Delincuencia, y las deficiencias en Educación y Trabajo.


Luis López  –  @luis1977lopez


 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Luis López

Luis López

Abogado. Especialista en Gerencia Empresarial. Maestrante en Teoría y Política Económica. TSU en Recursos Físicos y Financieros. Profesor Universitario. Instructor en Empresas de Adiestramiento. Contador Público en Formación. Productor y Conductor de "Construyendo una Nueva Venezuela" transmitido por Radio Fe y Alegría 1390 AM y 105.7 FM. Coproductor y uno de los moderadores de "La Reforma", programa radial transmitido por Radio Uno 1340 AM. Consultor Gerencial, Jurídico y Tributario. Secretario Nacional de Formación Ideológica del partido "OPG Gente Nueva".