Política Sociedad

Las incertidumbres del submarino

Luis D. Álvarez V.
Escrito por Luis D. Álvarez V.

Aún sigue sin conocerse con exactitud lo ocurrido con el ARA San Juan, el submarino de la armada argentina con 44 tripulantes que desapareció repentinamente, dejando evidencias de un precario manejo informativo que pudiese sumir al gobierno en una crisis de importantes proporciones.

Los insumos que se enviaban dejaban mucho que desear, empezando por una incongruencia en que la urgencia era tal que hizo que el mini

Aún sigue sin conocerse con exactitud lo ocurrido con el ARA San Juan, el submarino de la armada argentina con 44 tripulantes que desapareció repentinamente, dejando evidencias de un precario manejo informativo que pudiese sumir al gobierno en una crisis de importantes proporciones.

Los insumos que se enviaban dejaban mucho que desear, empezando por una incongruencia en que la urgencia era tal que hizo que el ministro de la Defensa abandonara una cumbre en Canadá y retornara inmediatamente a su país, pero el Presidente, aunque señaló que estaría atento, viajó a su residencia de descanso, llevando la vida normal de un día feriado.

Luego hubo improvisación en cuanto al mensaje transmitido, por más que el capitán de navío Enrique Balbi, vocero de la armada, trataba de estructurar un discurso coherente. Pero el daño estaba hecho, pues las conjeturas en torno a un ministro que aparentemente se enteró por una información periodística, la tardía declaración de la armada, las hipótesis que aparecen sobre ataques de otras fuerzas y el probable disgusto del presidente Macri con la cúpula del componente por el manejo dado al caso, evidenciando que la transparencia navega en aguas muy profundas.

Los familiares de los tripulantes, los medios de comunicación y diversos actores del parlamento han señalado que el arreglo realizado hace unos años no era definitivo. Sin embargo, las autoridades ratifican que el navío estaba en condiciones óptimas. Pero a medida que transcurren las horas y se maneja la tesis de una explosión, las probabilidades de conseguir sin vida a los marinos aumentan.

Pobre manejo del caso. Más allá de los asuntos técnicos y militares que deben examinarse en un trabajo aparte, la manera como se ha tratado la coyuntura obliga a una revisión profunda que debe ir más allá de cambiar a uno u otro funcionario. Triste funcionamiento comunicacional en un escenario en el que se requieren respuestas rápidas y contundentes.

stro de la Defensa abandonara una cumbre en Canadá y retornara inmediatamente a su país, pero el Presidente, aunque señaló que estaría atento, viajó a su residencia de descanso, llevando la vida normal de un día feriado.

Luego hubo improvisación en cuanto al mensaje transmitido, por más que el capitán de navío Enrique Balbi, vocero de la armada, trataba de estructurar un discurso coherente. Pero el daño estaba hecho, pues las conjeturas en torno a un ministro que aparentemente se enteró por una información periodística, la tardía declaración de la armada, las hipótesis que aparecen sobre ataques de otras fuerzas y el probable disgusto del presidente Macri con la cúpula del componente por el manejo dado al caso, evidenciando que la transparencia navega en aguas muy profundas.

Los familiares de los tripulantes, los medios de comunicación y diversos actores del parlamento han señalado que el arreglo realizado hace unos años no era definitivo. Sin embargo, las autoridades ratifican que el navío estaba en condiciones óptimas. Pero a medida que transcurren las horas y se maneja la tesis de una explosión, las probabilidades de conseguir sin vida a los marinos aumentan.

Pobre manejo del caso. Más allá de los asuntos técnicos y militares que deben examinarse en un trabajo aparte, la manera como se ha tratado la coyuntura obliga a una revisión profunda que debe ir más allá de cambiar a uno u otro funcionario. Triste funcionamiento comunicacional en un escenario en el que se requieren respuestas rápidas y contundentes.


Luis D. Álvarez V.  –  @luisdalvarezva


Suscríbete a nuestro canal de Telegram aquí.

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Luis D. Álvarez V.

Luis D. Álvarez V.

Doctor en Ciencias Sociales (UCV). Magister en Ciencia Política (USB). Magister en Educación (Universidades Católica del Norte y Católica de Oriente en Colombia). Especialista en Sistemas y Procesos Electorales (UCV). Licenciado en Estudios Internacionales (UCV). Licenciado en Comunicación Social (UCAB). Licenciado en Educación mención Ciencias Sociales (UCAB). Articulista de La Voz, Prensa Gráfica, El Columnero y El Republicano Liberal. Conductor del espacio radial Sin Fronteras pero con Límites por Radio Sintonía 1420 am. Profesor Universitario (UCV y UCAB). Director de la Escuela de Estudios Internacionales de la UCV. Cursante del postdoctorado en Ciencias Sociales (UCV) y de la Especialización en Estudios Políticos y Constitucionales (Universidad de Medellín).