Política

El modelo Nicaragua

Luis D. Álvarez V.
Escrito por Luis D. Álvarez V.

Si algún mérito puede tener Daniel Ortega es su enorme constancia para aspirar el regreso al poder y acabar, a como diera lugar, con cualquier asomo de disidencia. En contraste, si algún reproche puede hacérsele a los factores que gobernaron Nicaragua fue no haber podido derrotar la inequidad y no haberse percatado del macabro plan de Ortega.

Con todo y eso, el hoy presidente de Nicaragua era minoría en su país, pero aprovechó las absurdas pugnas entre sus adversarios para paulatinamente ir copando espacios que le permitieron regresar al gobierno y seguir ejecutando un proyecto para apoderarse de su país, tal como hicieron los Somoza, odiados enemigos de Ortega y de su movimiento, pero en la práctica similares en cuanto al totalitarismo, la censura y los anhelos de perpetuidad.

Ya en el poder, la estrategia cambió y la visión mutó para establecer un andamiaje que le permitiera mantenerse en el cargo. Para ello violó la Constitución y convirtió a las instituciones en vulgares aparatos de su partido, mientras se fotografiaba con dirigentes de otros países que al igual que él asfaltaban el camino para hacerse indispensables e insustituibles.

Pese a tener el control de Nicaragua, la soberbia de Ortega lo llevó a recurrir a sus estructuras para controlar a los partidos opositores, infiltrando sus direcciones para colocar a sujetos cercanos a él. Como sus apetencias no fueron cubiertas, se las arregló para retirar la investidura a los legisladores opositores, todo ello con miras a seguir gobernando bajo un escenario de partido único camuflado en la diversidad.

El 6 de noviembre de 2016 consiguió la reelección “compitiendo” contra unos adversarios prácticamente desconocidos que le hicieron el juego y se prestaron a convalidar una farsa que muy pocos Estados avalaban. Como un gesto de “magnanimidad” el régimen de Ortega dio algunas concesiones a la oposición. Sin embargo, todo estaba planificado para imponerse en unos comicios de los que no hay datos certeros en cuanto a la participación y los votos nulos. Pese a quedar reelecto, sobre Ortega se posará para siempre una sombra de perversión y de fraude que lo perseguirá por la eternidad y sobre sus “adversarios” se adherirá una etiqueta de colaboracionismo.


Luis D. Álvarez V.  –  @luisdalvarezva


 

Suscríbete a nuestro canal de Telegram aquí.

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Luis D. Álvarez V.

Luis D. Álvarez V.

Doctor en Ciencias Sociales (UCV). Magister en Ciencia Política (USB). Magister en Educación (Universidades Católica del Norte y Católica de Oriente en Colombia). Especialista en Sistemas y Procesos Electorales (UCV). Licenciado en Estudios Internacionales (UCV). Licenciado en Comunicación Social (UCAB). Licenciado en Educación mención Ciencias Sociales (UCAB). Articulista de La Voz, Prensa Gráfica, El Columnero y El Republicano Liberal. Conductor del espacio radial Sin Fronteras pero con Límites por Radio Sintonía 1420 am. Profesor Universitario (UCV y UCAB). Director de la Escuela de Estudios Internacionales de la UCV. Cursante del postdoctorado en Ciencias Sociales (UCV) y de la Especialización en Estudios Políticos y Constitucionales (Universidad de Medellín).