Política

Presidenciales trágicas

CAR03. CARACAS (VENEZUELA), 26/10/2015.- El presidente venezolano, Nicolás Maduro, habla durante una ceremonia en la sede del Consejo Nacional Electoral hoy, lunes 26 de octubre de 2015, en Caracas (Venezuela). Maduro firmó hoy un acuerdo para comprometerse, entre otras cosas, a aceptar los resultados de las elecciones legislativas del 6 de diciembre, un documento que la oposición de ese país ha desestimado. EFE/Miguel Gutiérrez

El gobierno más rechazado de nuestra historia se encuentra desplegando lo que pueden ser sus últimas jugadas, en menos de un año suma el fracaso de la ANC y posteriores procesos electorales en los que sus “triunfos” no les significó nada, pues fueron flagrantes las violaciones a la Constitución y a todos los preceptos democráticos. Asimismo, intenta modificar el control de cambio con repetidas fórmulas fracasadas y apuesta a un bono disfrazado de criptomoneda, más lleno de dudas que de esperanzas, el gobierno tiene credibilidad cero en el mundo entero. Su último cartucho son hilvanar unas presidenciales con el mismo patrón de ilegalidad e ilegitimidad, al respecto:

Escenario 1) En un hipotético caso que el gobierno ceda ante la presión internacional (la nacional le importa un comino) y se vea obligado realizar elecciones presidenciales transparentes, estas las perdería, pero el nuevo presidente tendría que humillarse ante la “constituyente”, es decir, no tendría poder alguno, quedaría supeditado a la voluntad de 545 asambleístas del Psuv. Sí éste no acepta humillarse sencillamente no podrá ni siquiera investirse, en ambos casos, la comunidad internacional lo ha dicho, no reconocería un poder ejecutivo distinto al que emane de la verdadera voluntad de la nación.

Escenario 2) El gobierno contra viento y marea decide finalmente realizar las presidenciales con el mazo dando, con trampas y ventajismos inusitados, ello le daría un “triunfo” al gobierno, “triunfo” que redundaría en otro estruendoso fracaso, así la comunidad internacional (geopolíticamente determinante) ha dicho que bajo ningún concepto reconocería a Maduro, lo cual traería consecuencias muy graves. También es probable que en este escenario la oposición dignamente decida no competir, lo que traería mismas consecuencias de no reconocimiento al gobierno.

En ambos escenarios las sanciones no se harán esperar, con trágicas repercusiones al pueblo. Lo peor de todo, es que el gobierno sabe cuáles serán las secuelas al continuar burlando la voluntad del pueblo, pueblo que desde hace años no lo quiere en el poder… por su ineficiencia, indolencia y corrupción. En defensa de un pueblo inerme, humillado, explotado en su buena fe, la comunidad internacional ha decidido actuar.

Un escenario aparte es que producto del “diálogo” la oposición se le ocurra reconocer la ANC, en este capitulo los resultados serán peores, se constitucionalizaría el modelo castrista en Venezuela de élites políticas privilegiadas y un pueblo esclavizado a racionamientos, controles y represión. Incluso, la presidencia de la república en manos de un independiente o un opositor sería inútil.

Así, las venideras presidenciales, como los últimos procesos electorales planificados por instituciones secuestradas por el Psuv, cuyo único objetivo es lograr la forzada sobrevivencia del chavismo, solo traerán consecuencias trágicas a los venezolanos. Venezuela prosperará cuando se supere al chavismo y elijamos gobernantes obedientes a la ley, al pueblo.


Leandro Rodríguez L. – @leandrotango


 

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Leandro Rodríguez Linárez

Leandro Rodríguez Linárez

nacido en Barquisimeto el 22 de septiembre de 1974, licenciado en ciencia política (politólogo) de la UFT 1997 especialista en participación ciudadana, análisis del entorno y procesos electorales.