Sociedad

La esperanza se construye, no cae del cielo

Harold A. Sarracino
Escrito por Harold A. Sarracino

“No repares en eso, Sancho; que como estas cosas y estas volaterías van fuera de los cursos ordinarios, de mil leguas verás y oirás lo que quisieres”.

– Miguel de Cervantes, en Don Quijote de la Mancha

 

Los hombres y mujeres de hoy en día –no todo el mundo, claro está- tenemos la tendencia a creer en aire embotellado con etiqueta de esperanza, en lo etéreo, en lo sutilmente coloreado de verde o rosa. Creemos en las leyes de la atracción, en las conspiraciones del universo, en el pensamiento positivo, entre otras muchas cosas más. Todas tienen un común denominador: la participación del hombre en su mínima expresión, que se limita, sin más, a pensar que todo estará bien.

Por otro lado están los hombres y mujeres de carácter derrotista –una vez más, no todo el mundo, por supuesto-, para quienes no existe salida alguna a los problemas, ni los obstáculos pueden ser superados porque, según ellos, las cosas son de una determinada manera y ellos nada pueden hacer para cambiarlas. Una vez más, el denominador común se encuentra en su participación, reducida a su mínima y más triste expresión: la adaptación resignada.

Pero peor aún es cuando ambos fenómenos se juntan en un mismo individuo, que se adapta con resignación a las circunstancias que le impone el contexto en el que vive, que se mantiene pensando positivamente y creyendo en que algún día las cosas cambiarán, pero que no hace nada –o muy poco- para que ello se concrete.

Benjamín Franklin, en su aurobiografía, decía que <<La felicidad consiste en establecerse principios de vida, y luego vivir conforme a esos principios>>. Yamamoto Tsunetomo, en su obra literaria medieval <<Hagakure>>, sobre las reglas del Bushido, sostiene que <<Una vez el guerrero está preparado para el hecho de morir, vive su vida sin la preocupación de morir, y escoge sus acciones basado en un principio, no en el miedo>>. José Tomás, en la obra <<Diálogo con Navegante>>, expresa su credo personal con estas palabras <<Sé siempre fiel a tus sentimientos, a tus principios dentro y fuera del ruedo. Surgirán momentos de grandes dudas, te sentirás preso del miedo y llegarán las cornadas pero no decaigas cuando creas que no eres capaz de entrar en ese lugar del ruedo donde queman los pies. Sigue adelante, ten en cuenta que debes moverte en dirección opuesta a la que marcan tus instintos. No busques el aplauso fácil y el ole, eso te llevaría a salirte de tu forma de ser. Haz lo que te nazca en cada momento con naturalidad y sin poses (…) Lucha por tu libertad y por los valores que representan lo que sucede entre el toro y el torero (…) Morir puede pasar, y así lo tienes asumido>>.

Estoy convencido de que para los más, posiciones como éstas pueden parecer extremas. Ni hablar de los individuos que componen los tres primeros grupos de los que se ha hablado antes. Afirmaciones como las de Franklin, Tsunetomo o José Tomás, les parecerán de locos, de gente que no aprecia la vida, de sádicos y quién sabe cuántas cosas más.

Sin embargo, poco importa lo que usted y yo pensemos sobre los americanos, los samuráis o los toreros, si nos sentamos a reflexionar de manera seria y profunda, no podemos menos que darnos cuenta de que cada uno de esos tres hombres encontró el sentido de su vida: vivir conforme a sus propias creencias, valores y principios hasta que llegue la inevitable hora de la muerte.

La pregunta que debemos hacernos es cuáles son nuestros valores, cuáles nuestros principios y cuáles nuestras creencias. Y luego preguntarnos si vivimos en conformidad con ellos o, como el montón, ya estamos acostumbrados a traicionarnos a nosotros mismos, y a meterlos debajo de la mesa a conveniencia, diciéndonos en voz baja que las cosas son como son, que no se pueden cambiar, que todo estará bien y que algún día todo será diferente.

Cuando el hombre decide vivir conforme a sus principios no puede menos que actuar, porque de lo contrario se traicionaría a sí mismo. La acción trae consigo consecuencias que el hombre asume –y debe asumir- con seriedad, y si ha actuado con respeto y prudencia, esa misma acción traerá buenos resultados.

De uno en uno, poco a poco, y los resultados, considerados en conjunto claro está, conformarán los cimientos de la esperanza que, cuando es verdadera, se nutre a sí misma, se agranda y se hace real, no cae del cielo, no se encuentra en los libros de autoayuda, y aunque se venda rosada y verde con grandes títulos en librerías, no se materializa sin nuestra participación.

Pero para llegar hasta allí hay que estar dispuesto al sacrificio, a la lucha constante, a la acción, al afán de la superación de los obstáculos, a querer ser diferente sin importar lo que piense el montón, porque el montón siempre será el montón, pero usted siempre será usted, y es usted, justamente, quien decide ser fiel o infiel a sí mismo.

Para vivir una vida llena de sentido hay que entender que la muerte forma parte de ella, que nuestra hora llegará inexorable, y que mientras tanto la verdadera esperanza y la felicidad se construyen por el tiempo que dure nuestra vida, no caen del cielo, no son gratuitas y que dependen de nuestras acciones.

Usted no me lo ha preguntado, y tal vez le importe un bledo, pero si de algo le sirve, le comento: el día que emigré lo hice en busca de la libertad, porque tengo la más profunda convicción de que lo que da sentido a nuestra vida es aquello por lo que estamos dispuestos a perderla.

Pero usted, pregúntese: ¿Cuál es el sentido de su vida?


Harold A. Sarracino  –  @MarcusStoicus


 

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Harold A. Sarracino

Harold A. Sarracino

Abogado. Postgrado en Derecho Financiero. Venezolano en Canadá.