Documentos Política

Ante la brutal represión del gobierno de Nicolás Maduro

Grupo Ávila
Escrito por Grupo Ávila

Como nunca antes, el exagerado uso de la fuerza para reprimir a miles de ciudadanos que pacíficamente protestan contra el régimen de Nicolás Maduro en las calles de Caracas y otras ciudades del interior, ha cobrado nuevas víctimas fatales que se suman a la veintena de muertos en esta arremetida de las fuerzas policiales y de la Guardia Nacional, actuando en complicidad con grupos de civiles armados o paramilitares, mal llamados “colectivos”.

Las jornadas de legítimas protestas no cesan y su represión injustificada aumenta con fuerza. Los gases tóxicos lanzados por las fuerzas de seguridad no distinguen entre un centro educacional, la sala de emergencias de una clínica, la sede de un periódico, una ambulancia, residencias particulares, predios universitarios o las vías públicas donde se actúa con fuerza y saña, ocasionando sufrimientos, muerte y destrucción.

Las imágenes de estos desmanes, arbitrariedades y atropellos han dado la vuelta al mundo. Las reacciones de la comunidad internacional condenando estos hechos y exigiendo un cese a la violencia se multiplican.

Nicolás Maduro luce entrampado entre los militares, un sector radical del gobierno y la creciente protesta ciudadana, la cual está llegando a límites donde difícilmente las autoridades puedan garantizar la gobernabilidad del país, como no sea sino a costa de más represión y muertes. Pero en medio de este conflicto, ya comienzan a hacerse más visibles las contradicciones y el desmarque de algunas figuras clave que amenazan con quebrar la unidad del gobierno.

Ante las exigencias ciudadanas de: celebración de unas elecciones generales que pongan alto a este drama; la restitución del orden constitucional roto a raíz de las sentencias 155 y 156 del Tribunal Supremo de Justicia; la liberación de los presos políticos; y la apertura de un canal humanitario para recibir alimentos y medicinas, la respuesta ha sido más y más represión arbitraria e injustificada.

Del gobierno no hay una sola señal de querer encaminar la situación por una vía pacífica y consensuada, que abra un cauce cierto a la restauración de la institucionalidad democrática y a un gobierno de transición que goce de la legitimidad popular, lo cual es solo posible mediante el ejercicio libre del voto.

La comunidad internacional, hoy más que en otras circunstancias, tiene un decisivo papel que jugar en la solución de la crisis venezolana, sobre todo cuando los venezolanos estamos enfrentando un gobierno cuyo único argumento es la fuerza bruta.

Caracas, 27 de abril de 2017


Grupo Avila


 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Grupo Ávila

Grupo Ávila

Agrupación informal, compuesta por diplomáticos, analistas políticos, profesores universitarios e investigadores en las áreas de relaciones internacionales y las ciencias sociales, preocupados por el acontecer internacional y nacional.