Política

¿Aprobará definitivamente Europa el acuerdo Unión Europea/ Mercosur suscrito recientemente?

Emilio Nouel
Escrito por Emilio Nouel

Luego de más de 20 años de interminables negociaciones, la Unión Europea y Mercosur llegan a un acuerdo comercial que es considerado por el presidente de la Comisión europea, Jean-Claude Juncker,  de “momento histórico”. 

Lo denominan Acuerdo de Asociación Estratégica y fue suscrito por los representantes de las partes, a partir del impulso más reciente de varios países europeos, principalmente, España y Alemania. 

A pesar de la efusiva y justificada bienvenida a un hecho tan importante, sobre todo en estos tiempos de neoproteccionismo y guerras comerciales, aún queda su aprobación definitiva pendiente por parte de algunas instancias en el marco de la UE.  Y especialmente, de algunos de sus países miembros, cuyos sectores agrícolas no ven con buenos ojos ciertos compromisos que se asumen.

En los países europeos no hay unanimidad al respecto. Subsisten reservas allí que podrían impedir o retrasar la sanción en el Parlamento europeo.  

Independientemente de que el acuerdo entre en vigencia pronto o más tarde, comparto lo que se ha dicho respecto de que aquel es un mensaje muy positivo y auspicioso, que contrasta con la visión absurda ultranacionalista y anti-libre comercio que ha tomado cuerpo en los últimos años a ambos lados del Atlántico. 

La posición del gobierno norteamericano, o más bien, la del presidente Trump, ha causado innecesarias tensiones económicas en el mundo que podrían perjudicar a todos, incluso a su propio país. 

Una errática conducta, plagada de amenazas, marchas y contramarchas, ha emponzoñado las relaciones de interdependencia global, poniendo en peligro el crecimiento económico mundial. Las tensiones con China son una muestra patente de este inconveniente despropósito.  

De allí que sea una buena noticia el Acuerdo UE-Mercosur, pues va a contrapelo de esa tendencia. 

No obstante, sobre el Mercosur no debe olvidarse su situación particular interna de ralentización y de que precisa una transformación de visión y estructural profunda, que lo ponga a tono con las nuevas realidades planetarias, si es que se pretende que sobreviva.

Igualmente, no es un secreto que en los últimos años se pretendió ideologizarlo por gobiernos que descuidaron su naturaleza comercial, lo que repercutió negativamente en su dinámica general. 

Esa deriva desacertada afortunadamente fue frenada con el arribo de nuevos gobiernos a la mayoría de los países mercosurianos, que venían con orientaciones distintas.

Sin embargo, aún no queda muy claro qué se quiere hacer de Mercosur hacia el futuro. 

La firma del Acuerdo con los europeos, quizás pueda poner orden al interior de Mercosur en su conjunto y no solo sea la posibilidad de incrementar los negocios de los grandes del bloque. 

Respecto de Venezuela, que a pesar de estar suspendido del bloque, sigue siendo miembro de pleno derecho, poca cosa puede decirse en cuanto a la secuela que traería la firma del Acuerdo de marras. 

Es sabido que en su momento, el chavismo se autoexcluyó de la negociación con la UE; posición ésta, a todas luces, incomprensible, absurda, pero acorde con su óptica. Habrá que analizar a fondo este asunto con vistas a un futuro político diferente a lo interno de Venezuela. 

Por lo pronto, en relación con el Acuerdo de Asociación Estratégica, se puede decir que de concretarse, significará un acceso a un mercado de alrededor de 800 millones de consumidores que representa una cuarta parte del PIB mundial; la posibilidad de integrarse a cadenas de valor mundiales y se elimina aranceles en Europa para el 93% de los productos mercosurianos. 

Por otra parte, en materia de productos industriales, la UE liberaliza cerca del 100% de su comercio y el Mercosur lo hace en un 90%. Europa ofrece la liberalización completa e inmediata de aranceles para el 80% de las exportaciones mercosurianas.

Entre otros aspectos no menos importantes, este acuerdo impulsará las inversiones, el intercambio tecnológico y el comercio de las PyMs. 

Sin duda, si se producen los cambios en el Mercosur y en Europa se vencen las reticencias de ciertos sectores económicos y políticos, el Acuerdo podrá propiciar el crecimiento y el desarrollo de ambos bloques y redundar en la producción, la competitividad y el empleo de todos los países que lo integran.  

Obviamente, la competencia en el ámbito de los productos agrícolas es un punto álgido que no estará exento de tensiones, habida cuenta de que Argentina y Brasil están en los primeros puestos del ranking de exportadores mundiales. Y éste es un punto que puede convertirse, incluso antes de la aprobación definitiva del Acuerdo en Europa, en piedra de tranca para un feliz término de tan prolongada negociación.

Emilio Nouel V.  –  @ENouelV

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Emilio Nouel

Emilio Nouel

Abogado (UCAB). Magister Scientiarum en Integración Económica (UCV). Asesor de empresas en las áreas del Derecho Mercantil, Tributario, Derecho de la Competencia, Comercio Internacional. Profesor de Postgrado (UNIMET y Escuela Nacional de Administración y Hacienda Pública). Obras publicadas: "Derecho en Tiempos de Globalización, G. Jusconsult, 2002; "Nuevos Temas de Derecho Internacional", El Nacional, 2006, coautor en "Democracia, Paz y Desarrollo. Temas de Politica Internacional", La Hoja del norte, 2013, "La Cláusula democrática", IEPFT 2014 y "Unidad Didáctica Derecho del Comercio Internacional", Instituto de Cooperación Iberoamericana-UNCTAD-GATT, 1983.