Política

«2 Resoluciones internacionales contra la tiranía de Maduro» por @ENouelV

Emilio Nouel
Escrito por Emilio Nouel

La crisis venezolana pica y se extiende. Los acontecimientos se suceden vertiginosamente. Pasan las horas y días ofreciéndonos sin solución de continuidad nuevos eventos que nos impiden valorar y asimilar suficientemente  los previos.

Vivimos tiempos movidos. Es lo que nos ha tocado a los venezolanos de esta época angustiosa e incierta.

Un gobierno cada vez más aislado y desacreditado en el mundo, se hunde en sus torpezas diplomáticas, negándose a rectificar el rumbo enloquecido que lleva y a negociar una salida al grave atolladero político-económico en que estamos.

Mientras el gobierno y sus bandas paramilitares desatan una represión feroz contra los opositores, desde dos instituciones internacionales hemisféricas nos llegan dos  decisiones sobre nuestro país. Ambas no han podido mantenerse indiferentes a nuestra tragedia, que se agrava con el pasar de los días.

Mercosur, bloque comercial al que accedimos hace pocos años, ha emitido, con base en su ordenamiento jurídico, un acto en el que califica de “ruptura del orden democrático” lo que ha tenido lugar en nuestro país.

Por otro lado, insta al gobierno a “adoptar inmediatamente medidas concretas, concertadas con la oposición, de acuerdo a la Constitución (…) para asegurar la separación de poderes, el respeto al Estado de derecho, a los derechos humanos, y a las instituciones democráticas». También exige a Maduro respetar el cronograma electoral.

La “ruptura del orden democrático” es un concepto contenido en los Protocolos de Ushuaia de Mercosur.

El artículo 1 establece que éste se aplicará en caso de ruptura o amenaza de ruptura del orden democrático, de una violación del orden constitucional o de cualquier situación que ponga en riesgo el legítimo ejercicio del poder y la vigencia de los valores y principios democráticos.

Por su parte el artículo 3 dispone que los Presidentes o, en su defecto, los Ministros de Relaciones Exteriores promoverán, a través de la Presidencia Pro Tempore, consultas inmediatas con las autoridades constitucionales de la Parte afectada, interpondrán sus buenos oficios y realizarán gestiones diplomáticas para promover el restablecimiento de la democracia en el país afectado.

De modo que a partir de esta decisión está siendo aplicada la Cláusula democrática mercosuriana a Venezuela.

Por su parte, la Organización de Estados Americanos (OEA) ha aprobado una resolución en la que se expresa que en nuestro país se ha producido una  “grave alteración inconstitucional del orden democrático”, que las decisiones del Tribunal Supremo de suspender los poderes de la Asamblea Nacional son incompatibles con las prácticas democráticas y constituye una violación del orden constitucional de la República, y que es esencial que el gobierno venezolano asegure la plena restauración del orden democrático.

En atención a ello la OEA urge a aquel a garantizar la separación e independencia de los poderes y restaurar la plena autoridad de la Asamblea Nacional, manteniéndose dispuesta a apoyar las medidas de retorno al orden democrático y emprender gestiones diplomáticas para normalizar la institucionalidad de conformidad con la Carta de la OEA y la Carta Democrática Interamericana (CDI). Se ratifica así la aplicación de esta última.

De los textos mencionados, queda claro que para los países más importantes del hemisferio, los  que representan el 95% de su población, en Venezuela la democracia ha sido quebrada o alterada gravemente, lo cual podría traer como consecuencia una sanción, de no entrar en razón el gobierno de nuestro país.

En Venezuela está instaurada una dictadura. No existe separación ni autonomía de los poderes públicos, Miraflores con excepción del parlamento, lo controla todo. Se persigue y encarcela a la oposición, sin formula de juicio. La farsa para tratar de demostrar lo contrario ante el mundo está descubierta, nadie se come ese cuento chino. Los magistrados del Tribunal supremo son fichas del gobierno, su prolongación obsecuente.

Por fortuna, la institucionalidad internacional y su normativa están actuando, La causa de la libertad en Venezuela se está imponiendo.


Emilio Nouel V.  –  @ENouelV


 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Emilio Nouel

Emilio Nouel

Abogado (UCAB). Magister Scientiarum en Integración Económica (UCV). Asesor de empresas en las áreas del Derecho Mercantil, Tributario, Derecho de la Competencia, Comercio Internacional. Profesor de Postgrado (UNIMET y Escuela Nacional de Administración y Hacienda Pública). Obras publicadas: "Derecho en Tiempos de Globalización, G. Jusconsult, 2002; "Nuevos Temas de Derecho Internacional", El Nacional, 2006, coautor en "Democracia, Paz y Desarrollo. Temas de Politica Internacional", La Hoja del norte, 2013, "La Cláusula democrática", IEPFT 2014 y "Unidad Didáctica Derecho del Comercio Internacional", Instituto de Cooperación Iberoamericana-UNCTAD-GATT, 1983.