Política

«Venezuela: ¿Democracia o Tiranía?» por @angelruizoro

Criterio de Lectores

 “… el interés personal exige antes que todo que el pueblo sea débil, miserable y que no pueda jamás resistirles”    Rousseau (El Contrato Social)

 

Desde sus inicios la llamada revolución bolivariana  o socialismo del siglo XXI se ha dedicado a sembrar miedo y odio entre la población,  generando discriminación por razones políticas y una polarización que divide al pueblo venezolano.  No olvidemos la “lista Tascón” usada para despedir empleados públicos o no contratar en ninguna dependencia pública en manos del PSUV ninguna persona que no sea militante del partido de gobierno;  y más recientemente, la persecución iniciada desde el gobierno de Nicolás Maduro contra los que firmaron para iniciar el proceso de convocatoria del Referéndum Revocatorio.

Otra característica que distingue al actual gobierno es el abuso de poder.  El uso del poder judicial como una herramienta de control político, así como una persecución contra la disidencia política ha traído como consecuencia un gran número de presos políticos a quienes se les da tratos crueles y se les viola sus derechos.

Otra manifestación evidente del abuso de poder ha sido el no reconocer los triunfos electorales de la oposición en el ejercicio del poder.  Se desconoce la Asamblea Nacional como Poder Público electo con un gran respaldo nacional y se entroniza inconstitucionalmente una Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que responde a los lineamientos de “Miraflores”. Además en los últimos días el gobierno ha destituido alcaldes de oposición de forma fraudulenta irrespetando la voluntad popular y violando de forma abierta la constitución.

Por otra parte, quienes gobiernan de manera premeditada y Ex profeso a destruido el aparato productivo dejando una estela de escasez y ruina que empobrece al pueblo venezolano.  Para colmo de males, ante esta grave situación, controlan políticamente  por medio de una figura llamada CLAP la distribución de los alimentos para intentar crear una obligada dependencia al PSUV.

En este sentido, después de esta caracterización del gobierno debemos preguntarnos en el caso de Venezuela tenemos una democracia o una tiranía, la reflexión nos permite llegar a una conclusión que ya es “voz populi”: este no es un gobierno con talante democrático, se parece más a una tiranía. La noción de tiranía actualmente puede equipararse a diversas formas de dominación y de ejercicio del poder, como la dictadura, el absolutismo, el totalitarismo y el despotismo. Un tirano puede llegar al poder a través de la fuerza (con un golpe de Estado o una revolución), pero también mediante elecciones democráticas.

Entre los rasgos que vienen a definir la tiranía se encuentran el abuso de poder y la ejecución de medidas que llevan a imponer sus criterios de tal forma que genera miedo entre el pueblo. Este se verá atemorizado por la tiranía al tiempo que se empobrece y ve como sus accesos a la cultura quedan minimizados.

En contraposición, hay que recordar que una de las cosas que define la democracia es la separación de poderes, la libertad de prensa, el respeto por las minorías; que las minorías puedan llegar a ser mayoría, que no se les ponga obstáculos, y sin hacer una acucioso análisis los venezolanos sabemos que ninguna de estas premisas democráticas se cumplen en Venezuela.

La primera consideración  frente a esta grave situación es que no podemos hacernos de la vista gorda o esquivar nuestra responsabilidad;  la segunda es que se hace necesaria la participación de todos en la busca de soluciones. Nadie debe ser excluido o autoexcluirse.

Buena parte de lo que nos ha venido pasando a los venezolanos ante el avance de la pesadilla que vivimos es no haber actuado a tiempo para impedir  los abusos del régimen. No haber sabido entender la gravedad a tiempo de arengas desde el nuevo poder gubernamental como la de “freír las cabezas de los adversarios” y la del “socialismo o muerte”;…y ni siquiera la gravedad de las primeras siniestras listas de persecución aplicadas por este Gobierno.


Ángel Ruiz  –  @angelruizoro


 

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Criterio de Lectores

Criterio de Lectores