Política

La Estrategia de la Oposición Venezolana

Criterio de Lectores

¿Somos nosotros los demócratas venezolanos, y nuestros países aliados en el orbe, determinantemente superiores, más o menos iguales o menores a nuestro adversario (el dictador Nicolás Maduro) y sus aliados?

Esta interrogante de seguro debe haber pesado mucho antes de diseñar la estrategia de la oposición venezolana contra la dictadura de Maduro. Dictadura hoy devenida en tiranía. Intentaremos analizar, en este artículo de opinión, la estrategia que nunca nos podrá ser revelada aunque sí sus planes.

Si fuéramos superiores la acción de modo directo o la disuasión bastarían aunque la superioridad es de por sí un factor disuasivo ¿La injerencia humanitaria solo depende de la solicitud que de esta se haga a los EEUU y de su pertinencia moral y política? No nos engañemos su decisión depende de mucho más.

Los factores de los cuales depende la injerencia humanitaria en Venezuela son: 1. Paz y seguridad internacional 2. Obligación moral y política 3. Financiamiento intervención militar 4. Justificación por parte de organismos de  DDHH internacionales 5. Convencimiento de opiniones políticas y públicas  internas de países que decidan colaborar. La justificación de la Responsabilidad de Proteger (R2P), no menos importante que los otros factores, ha sido cubierta en buena medida por el informe OACNUDH. Algunos sectores de la oposición a Maduro dudaron del papel de la Alta Comisionada Michelle Bachelet en cuanto a su imparcialidad. La realidad, sin lugar a dudas, los desmintió.

Esta es la razón por la que el juicio o sentido de la oportunidad es tan importante en la estrategia. Quienes no son políticos tienden a simplificar las soluciones, a la tragedia venezolana, que la realidad hace mucho más compleja que sus someros análisis. Análisis y críticas a las cuales todos tienen derecho.

Si fuéramos más o menos iguales o menores es aconsejable enfrentar al adversario por la banda, debilitando su contexto para aminorarlo, utilizando alianzas, apoyos y neutralizaciones, penetración y distracción mientras logramos superioridad. Envolvimiento solo si fuéramos superiores.

El tiempo, esa implacable guadaña que lo aclara o lo borra todo, ejerce una importante presión sobre nosotros y nuestros adversarios. La urgencia de los problemas no deja tiempo suficiente para pensar en la solución. Solución que no es fácil ni rápida, sino por el contrario muy difícil y sin imperativos de tiempo.

La Intervención Militar Extranjera con fines humanitarios y la Justicia Internacional son opciones innegables de solución para salir de la tragedia venezolana. También (lo son) la intervención militar nacional por quiebre de apoyo al dictador y la negociación de la salida de Maduro. La Intervención Militar Extranjera con fines humanitarios NO es un imposible pero, al igual que la acción de la Justicia Internacional, es un asunto –repito- muy difícil de resolver y no tiene imperativos de tiempo para los países que decidan colaborar de mancomún con el Presidente (E) de Venezuela Juan Guaidó.

La hoja de ruta o itinerario de etapas propuesto por la UNIDAD y explicada hasta la saciedad en cada rincón de Venezuela por el Presidente (E) Guaidó es como sigue: cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres. Los medios, recursos o vehículos para lograr los fines propuestos son: protesta pacífica, opinión pública, legislación, control y debate político de la Asamblea Nacional, respaldo al TSJ y Fiscalía en el exilio, apoyo a las denuncias por violación de DDHH, injerencia humanitaria (artículo 187#11, R2P y TIAR), extracción militar de aliados a la oposición dentro de la FAN chavista, protección de activos de la república en el exterior, diplomacia/activismo internacional, negociación de la salida de Maduro, entre otros.

Reducir a la Intervención Militar Extranjera con fines humanitarios como única salida temprana a la tragedia, más que un fatalismo que nos lleva a la resignación, es un determinismo que nos conduce a la desesperación, si una vez solicitada esta salida se retrasa o peor aún nunca llega. La Intervención Militar Extranjera con fines humanitarios y la Justicia Internacional son salidas tan complicadas como pueden serlo la intervención militar nacional por el quiebre de apoyo a Maduro o la negociación de la salida del mismo con base a la presión nacional e internacional

Juan Guaidó dijo: “Años de estar en las calles han dado resultados y nos trajeron a este momento. Estamos a la vanguardia en todos los tableros de lucha que favorezcan el cambio en Venezuela”. Estado Trujillo (12-07-2019).

En algún momento, el veleidoso pueblo venezolano adquirirá el equipamiento político necesario para entender la congruencia de ayer estar dialogando en Barbados y hoy Juan Guaidó estar denunciando posibles torturas de sus escoltas. Entenderlo sin pensar que Guaidó es un colaboracionista o traidor.

Con la conciencia de su interinidad y desprovisto de cualquier aspiración presidencial fuera de la transición, el liderazgo de Juan Guaidó se yergue sobre la necesidad de rescatar a la UNIDAD, como base fundamental de nuestra fisonomía política ante el país que lucha por la democracia.

Atilano Linares – @atilanolinares

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Criterio de Lectores

Criterio de Lectores

1 Comentario