Criterios Política

La dictadura de la escasez y la miseria

Criterio de Lectores

    Quejumbroso y real es el título del artículo que hoy les entrego, con la convicción de que sobre la escasez y la miseria se levanta siempre una esperanza de cambio. Una esperanza a esta insufrible situación causada por Nicolás Maduro y su camarilla gobernante.

    Esta situación que padece hoy el pueblo venezolano, ya bastante transido y colmado por los problemas y angustias en su vida y quehacer diario, la genera la escasez de oportunidades, empleo, dinero en efectivo, alimentos, medicinas, repuestos, gasolina, agua, gas, electricidad y pare usted de contar. Esta situación hizo y sigue haciendo emigrar a montones de jóvenes y profesionales en búsqueda de una vida mejor que su propio país no les ofrece o peor aún les niega.  Esta situación repito hará, que se levante una esperanza de cambio, una actitud proactiva en los venezolanos -fuera y dentro del país- que seguro estoy no se resignarán a la fatal pretensión de la dictadura para sumirnos en la más absoluta miseria y obligarnos a su ominosa y triste realidad.

    La convicción de que el pueblo venezolano, a pesar de los pesares, anida una esperanza de cambio hace que uno se sienta delirantemente optimista ante la adversidad que nos circunda. Solo hace falta de consuno la rectificación de los errores y una unidad real para asumir lo que el pueblo espera de sus líderes y dirigentes. Apreciando que, si los del estatus no lo interpretan así, vendrán otros en la oposición democrática para hacerlo y renovar la promesa de quienes necesitamos creer y aspiramos a una vida mejor en democracia.

    Discúlpenme, trace estas notas en primera persona, pero los demócratas como yo hacemos lo que nos corresponde y esperamos que los demás civiles como nosotros hagan lo propio. Leonardo Ruiz Pineda escribió en el Prólogo del Libro Negro lo siguiente: «Quienes se preguntan por qué antes de sacrificar vidas y esfuerzos, no promovemos una acción violenta, algo así como «tirar la parada» a lo venezolano, esos no han logrado asimilar el sentido de nuestra lucha, ni se han templado para la resistencia indefinida». La esperanza de cambio referida en este artículo se transformará, según mi criterio, en una salida que promete para su alcance no ser fácil ni corta, sino difícil y sin imperativos de tiempo.

    El legado vigente de Leonardo Ruiz Pineda, confirma que la ruta, como dice Ramón Guillermo Aveledo, es política. Voto, debate parlamentario, opinión pública, diálogo, protesta social pacífica y activismo internacional. Por tal motivo, cuando se comparten o no las razones para votar en elecciones consumadas o por celebrarse como las de alcalde, con garantías o sin ellas, deben respetarse las palabras y hechos de cada quién. El respeto a la dignidad de la persona humana pasa por respetar las opiniones ajenas, aunque no se compartan. Esta recomendación ha sido y continuará siendo la forma de vivir en armonía conmigo mismo y con los demás.

    Con relación a los opositores que ganen cualquier elección popular acerca si deben o no deben juramentarse ante la Asamblea Nacional Constituyente (de ahora en adelante ANC), estimo que los candidatos a las alcaldías no deben andarse con rodeos, mentiras o medias verdades. Los mismos deben ser honestos con sus electores y decirles si se juramentarán o no. Si es pecado venial o capital juramentarse o no que lo decidan los electores. Nunca me he creído dueño de la verdad. Por tanto, respeto aquellos candidatos a cargos de elección popular (que obligados por las circunstancias) crean deben juramentarse ante ANC. Solo repito, deben ser honestos con sus electores y decírselos antes de la fecha de elección. Ojalá podamos salir pronto y pacíficamente de la dictadura de la escasez y la miseria. Ojalá que así sea.


Atilano Linares – @atilanolinares


 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Criterio de Lectores

Criterio de Lectores