Criterios Salud

Introspección, una mirada hacia nuestro interior.

Criterio de Lectores

La palabra introspección proviene del latín introspicere y significa ‘inspeccionar por dentro’. A la luz de este congestionado mundo contemporáneo, es necesario identificar bien nuestras percepciones y abstracciones. Serenar nuestras emociones para actuar de forma franca y mesurada. Está claro que el golpe e impacto de una situación tan terrible como la vivida en países críticos, es difícil de opacar en el imaginario de sus ciudadanos, pero necesitamos inspeccionar con cuidado a lo interno de nuestras sensaciones y pensamientos.

Hemos estado tan ocupados con las situaciones externas, con nuestro entorno, que nos hemos olvidado de mirarnos nosotros. De ver hacia nuestro interior. Carl Gustav Jung  fue un médico psiquiatra, psicólogo y ensayista suizo que expresó; “Quien mira hacia fuera, sueña; quien mira hacia dentro, despierta”. Nos olvidamos de nosotros, nos descuidamos y dejamos de atender el espíritu. Es bueno autobservanos, en que situación estamos como individuos, cuanto maduramos en nuestro proceso reflexivo y crítico.

Resulta realmente complicado apartar un espacio para dedicar a un examen de nuestro ser, lo que puede hacernos perder la perspectiva hacia nosotros mismos. El caos, las redes sociales, la situación económica, las noticias, los conflictos políticos y el estrés diario hacen que nuestra capacidad de raciocinio disminuya y en buena parte de las ocasiones desaparezca.

La introspección puede ayudarnos. Cuando con prudencia revisamos a fondo lo que realmente somos, podemos reconocernos, potenciar las habilidades y destrezas que tal vez nosotros mismos adormitamos, no permitimos que estas emerjan y vayan a contribuir primeramente con nuestro bienestar y luego con el colectivo.

Increíblemente nuestro contenido mental se traduce en nuestros estados de ánimo y más tarde en la propulsión de nuestra acción. Evidentemente el fenómeno de la introspección es naturalmente subjetivo, puesto que es  nuestro particular punto de vista, es decir, somos nosotros mismos el sujeto de análisis, en un proceso de cavilación y de autocrítica. Si logramos conectar con nosotros mismos, escuchando esa voz interna, quizá minimicemos las consecuencias que sufrimos al actuar por un impulso precipitado.

El escritor Alemán Eckhart Tolle reconocido por títulos como El poder del Ahora y Un nuevo mundo, dice: “Cuando pierdes contacto con la quietud interior, pierdes contacto contigo mismo. Cuando pierdes contacto contigo mismo, te pierdes en el mundo.” Son necesarios momentos con nosotros mismos, en una especie de recogimiento personal, con ponderación y razonamiento acerca de lo que somos. Así evitamos el limbo, que es a donde casi siempre vamos producto de nuestras prisas laborales, compromisos académicos, labores domésticas y el tareismo cotidiano.

La decisión de las técnicas y las maneras de hacerlas las escogemos nosotros, si es con las piernas cruzadas en el suelo, en un centro de terapias, recostado en su sillón o donde mejor nos sintamos, lo importantes es hacerlo. Este ejercicio de relajación y de reflexión puede devolver resultados casi que mágicos y tremendamente positivos para nuestro crecimiento espiritual enalteciendo nuestra calidad humana.

A propósito de descubrirnos, Alber Camus en su profundo ideal humanista y existencialista, luego de la guerra, invitaba a rescatar la esperanza y a través de sus escritos lanza su ensayo El Verano, que sirve de apoyo para este tema, al respecto dice: “En medio del odio descubrí que había, dentro de mí, un amor invencible. En medio de las lágrimas descubrí que había, dentro de mí, una sonrisa invencible. En medio del caos descubrí que había, dentro de mí, una calma invencible. Me di cuenta a pesar de todo eso… En medio del invierno descubrí que había, dentro de mí, un verano invencible. Y eso me hace feliz. Porque esto dice que no importa lo duro que el mundo empuja contra mí; en mi interior hay algo más fuerte, algo mejor, empujando de vuelta.” Parafrasear y llevar a la práctica el influyente pensamiento de este Nobel, requiere mirarnos hacia dentro.

Es realmente dura la realidad mundial. Brutal y conmovedora la situación venezolana. Quizá dentro de nosotros hay muchos aportes, respuestas y soluciones. Démonos un vistazo allá adentro. No costará nada y tal vez valga mucho.

Carlos Alexis Marquez Segovia – @marquezcarlos55

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Criterio de Lectores

Criterio de Lectores