Criterios Política

«Constitución mata a mamarracho» por @habilleira

Criterio de Lectores

El pasado primero de mayo, durante la concentración oficialista que tuvo lugar en la avenida Bolívar, Nicolás Maduro hizo un anuncio que dejó a sus seguidores impávidos. Decidió, en Consejo de Ministros, que va a “convocar” a una Asamblea Nacional Constituyente “popular”, reconociendo tácitamente que la Constitución de 1999 está suspendida y que no tiene objeto ponerla en vigencia nuevamente, produciéndose así la puesta en escena del segundo acto del golpe de Estado que comenzó a perpetrar, con la anuencia del TSJ, en los pasados días 5 y 6 de abril del año en curso, cuando la Sala Constitucional -a través de las sentencias 155 y 156- suprimió la inmunidad parlamentaria a las diputadas y diputados y disolvió a la Asamblea Nacional; y ahora, mediante decreto, hizo trizas el principal legado del fallecido presidente Hugo Chávez.

Después de casi un mes, donde se han desarrollado en las calles del país una serie de batallas campales entre manifestantes y piquetes de la Guardia Nacional y la Policía Nacional Bolivariana conjuntamente con el apoyo de los grupos paramilitares que financia y ampara el Gobierno, que ha dejado como saldo –hasta ahora- más de una treintena de muertos (35), más de un millar de heridos y otros miles más detenidos y presentados ante los tribunales, como también considerables daños materiales a viviendas y comercios saqueados, a Nicolás Maduro se le ocurrió la “maravillosa” idea de redactar semejante mamarracho que tiene como propósito perpetuarlo en el poder y escribir una Constitución hecha a su medida, porque la actual se le convirtió en una camisa de fuerza. Esa es la ineludible verdad.

Posteriormente, en horas de la noche del pasado primero de mayo, anunció la formación de la Comisión Presidencial Constituyente que estará conformada por Cilia Flores Malpica (su mujer), Isaías Rodríguez, Elvis Amoroso, Earle Herrera, Hermann Escarrá Malavé, Aristóbulo Istúriz, Nohelí Pocaterra, Delcy Rodríguez Gómez y presidida por Elías Jaua Milano, que tiene como misión la redacción de las bases comiciales. Además notificó que la fulana Asamblea Constituyente “popular” será conformada por 500 constituyentistas, de los cuales, 250 saldrán electos de cinco sectores. Conformados estos por la clase obrera, los indígenas, los estudiantes, las misiones y los movimientos sociales; los restantes 250 constituyentistas surgirán de los ámbitos territoriales, convirtiendo a la mencionada Asamblea en una junta corporativista, típica de regímenes como el de la Italia fascista y de la desaparecida Unión Soviética a inicios de la revolución bolchevique; buscando de esta manera controlarla a su antojo. ¡Casi nada, señor Maduro! ¡Ud. se la comió! ¡Bravo! ¡Quiere despacharse y darse el vuelto! ¿Cree Ud. que los venezolanos (chavistas incluidos, más no maduristas) somos pendejos, acaso?

Por si no lo sabía o sufre de una repentina amnesia, el esperpento que Ud. ya publicó en Gaceta Oficial viola los artículos 5, 63, 347 y 348 de la Constitución que Ud. suspendió vía Sala Constitucional del TSJ, porque Ud. no puede “convocar” a una Asamblea Nacional Constituyente por la sencilla razón de que usted no es el titular del poder constituyente originario, sino el pueblo de Venezuela. Ud. posee la iniciativa de convocarla en Consejo de Ministros; pero también podrán convocarla la Asamblea Nacional, mediante acuerdo de las dos terceras partes de sus miembros; los Concejos Municipales, igualmente, por el voto de las dos terceras partes de sus integrantes; y el quince por ciento de las electoras y electores inscritos en el Registro Civil y Electoral (art. 348). ¿Sabe cómo se llama eso que Ud. pretende hacer? Se lo vamos a decir: eso que intenta hacer se llama USURPACIÓN y FRAUDE señor Maduro. Ud. tiene que convocar –y lo sabe- a una consulta popular al titular de la soberanía (art. 5 de la CRBV) -que no es usted, por si acaso se quiere hacer el “sueco”- para que el pueblo de Venezuela apruebe o no la convocatoria a una ANC; no puede saltarse ese trámite. Léase el artículo 347 o que se lo diga Escarrá, si Ud. no lo tiene internalizado aún.

La otra cosa es el intento de querer Ud. que se vote por sectores. Sr Maduro,  eso que pretende y aspira viola el art. 63 de la CRBV, que dice que el sufragio es un derecho (no una graciosa concesión suya, ya que Ud. no es un monarca), y se hará en votaciones libres, universales, directas y secretas. ¿Qué quiere decir esto? Que el voto es sin presiones ni intimidaciones; es universal porque pueden votar todos, sin excepción; sean los votantes pobres o ricos, cultos o analfabetas, mujeres y hombres; es directoporque se eligen directamente a sus representantes sean estos diputados, constituyentistas, el Presidente, etc.; es secreto porque el voto no puede ser revelado; yla personalización que quiere indicar que hay que designar el nombre y apellido del escogido por el votante (destacado nuestro); en otras palabras, que no se vota por planchas, corporaciones, gremios, castas o estamentos.

El pasado miércoles, en el auditorio del Consejo Nacional Electoral (CNE), terciado con un liquiliqui, el señor Maduro hace entrega del mamarracho publicado en Gaceta Oficial a la presidenta del ente comicial, doctora Tibisay Lucena, la misma que desde el pasado mes de octubre anunció que las elecciones para gobernadores, a celebrarse en el mes de diciembre del año pasado y que inexplicablemente no se realizaron, se iban a realizar en el primer semestre de este año pero que aún no ha publicado el cronograma para su celebración, así como la elección de los alcaldes cuyo período se vence el próximo mes de diciembre, acudió solícitamente –eso sí- a recibir la copia del decreto de la “convocatoria” a una ANC, señalando que su anuncio es una “garantía para iniciar el proceso de diálogo para la paz”. ¿Ud. cree, sinceramente, doctora Lucena que la convocatoria a una ANC va a solucionar la pavorosa crisis económica, política y social que está viviendo nuestro país, –la peor desde la guerra de Independencia y la Guerra Federal- la va a solventar o por lo menos ayudará a allanar el camino para su superación? Tanto Ud. como quien esto escribe sabemos que eso es una soberana mentira, y con su actitud está manifestando que es una persona que está al servicio, no de la Nación, sino de un proyecto político. Si tuviera un ápice de dignidad (cosa que no la ha tenido antes y no la tiene ahora) debería presentar su renuncia, pero sabemos que no lo va a hacer. Minutos después, en la sede del Consejo Nacional Electoral, en Maripérez, el rector Luis Emilio Rondón declaró lo que expusimos supra. Que el decreto de marras viola flagrantemente lo que estipula la Constitución, por lo que debería ser devuelto, e instó –una vez más- a que el ente comicial publique el cronograma de las elecciones que están pendientes a la mayor brevedad.

Ese mismo día, en la mañana, Aristóbulo Istúriz señaló –nuevamente insisten en lo mismo- en una entrevista que le realizaron en el programa “Primera página”, que se emite por el canal de noticias Globovisión, que el presidente Maduro “no está obligado a realizar un referéndum consultivo para preguntarle al soberano si quiere o no una ANC, ya que es su derecho si decide convocarlo o no”, como también que una vez que cese  la “posible” ANC sus funciones, la Constitución que surja de allí será sancionada por el presidente Maduro y publicada en Gaceta Oficial, olvidándose el ministro Istúriz lo que está expresado en el art. 333 que dice: “Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fue derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella (…)” y en la primera parte de la Disposición Final Única de la CRBV que reza: “Esta Constitución entrará en vigencia el mismo día de su publicación en la Gaceta Oficial de la República de Venezuela, después de su aprobación por el pueblo mediante referendo” (destacado nuestro). Por lo tanto, profesor Istúriz, el Gobierno debe ceñirse a lo que manda nuestra Carta Fundamental, no a lo que le venga en ganas al Sr. Maduro. Quiéralo o no, Maduro está obligado por la Ley a realizar una consulta popular para determinar si el soberano quiere o no convocar a una ANC y, también, en caso de que se convoque, la Constitución que surja de allí tiene que ser sometida a referéndum para su aprobación y luego es cuando se publicará en Gaceta Oficial. ¡Olvídese de eso, que no va! Constitución mata a mamarracho.


Hector Abilleira  –  @habilleira


 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Criterio de Lectores

Criterio de Lectores