Criterios Política

Análisis Político Sobre La Política

Criterio de Lectores

(Para políticos serios y quienes dicen no ser políticos)

Primera Parte

En este análisis político sobre la Política, para políticos serios y quienes dicen no ser políticos, no pretendo ser infalible porque en esta vida humana nadie lo es. NO pretendo ser original porque, después de haber escuchado y leído a tantos y tan prolíficos autores políticos o religiosos, de variados discursos y muy buenas obras sobre distintos temas, rozando casi siempre de las veces con la Política, alguna cosa se le pega a uno sin querer, o queriendo a veces.

Para algunas personas la Política es una ciencia, para otras gentes una técnica  y para la mayoría de nosotros es un arte. En retrospectiva, aprender del Papa Pío XI que: “La Política es la forma más excelsa de ejercer la caridad después de la religión”, escuchar de Ramón Guillermo Aveledo que: “Es el arte de hacer posible lo necesario” y leer en titular, foro entrevista del Diario El Impulso, de Luis José Oropeza que: “La Política la inventó el diablo”, lo pone a uno como a reflexionar de verdad sobre el papel de la Política en la humanidad ¿Es la Política un arte para el bien o para el mal?

A propósito de 2017 haberse reunido en Bogotá  el CELAM y la Pontificia Comisión para la América Latina el dirigente social cristiano Aveledo expresó: “La política es una de las formas más altas de la caridad, insiste Francisco en la doctrina desde Pío XI.  Así, la nobleza y la dignidad de la política radican en que es servicio”. Dicho esto, no cabe la menor duda, la Política es un arte para el bien. Los bienes son para remediar los males.

Tampoco quiero decir que la Política sea un asunto de confesiones religiosas, pero para la mayoría que la considera un apostolado, que no es el liberalismo ateo o el comunismo, la política es un campo de ejercicio de las virtudes teologales.

De su artículo “La Inquisición” Américo Martin nos dice: <<De las ciencias “exactas” confieso que muy poco sé. De las otras, las inexactas, algo sustantivo creo haber aprendido. Por desgracia, la más importante, la política, ha tenido mala prensa. Muchos creen conocerla y cuando descubren que no es así, van –para no admitirlo- al manido lugar común: No soy político. Rechazo los manejos de quienes sí lo son>>.

La mala prensa de la Política proviene de las desviaciones o fallas de la praxis política o por parte de la mala fama de algunos políticos o de los partidos donde estos militan, no sabiendo los independientes de la Política que ellos también han contribuido a esta mala fama.

Los párrafos por desarrollar tratan de esta mala fama de la política, a raíz de lo que la gente endilga a los políticos y partidos. El análisis profundo de la praxiología política venezolana, y las correspondientes desviaciones o fallas de esta praxis política en estos últimos 60 años, se deja de lado (por temor a la equivocación de forma y fondo) puesto que corresponde a los licenciados en ciencias políticas su experto tratamiento. 

Presupuesto del conocimiento o razones que dieron origen a los partidos políticos contemporáneos, no es culpa de los partidos los yerros cometidos sino de quienes los han dirigido por años, desde los cogollos impertérritos que se han instalados dentro de ellos hasta los líderes y dirigentes sin equipamiento político, y la moral que exige la praxis política en cualquier parte del mundo. Todos los errores abonan a la mala prensa de la  política. Pero, la solución al problema no puede ser reemplazar partidos y dirigentes viejos por otros nuevos, o peor aún eliminar a los partidos políticos. NO. La solución está en que los partidos políticos puedan auto enjuiciarse, auto corregirse y auto renovarse junto con la democracia de la cual son ínsitos. La solución también pasa por que aparezcan partidos nuevos y modernos, que compartan espacio con los viejos los cuales deben forzosamente modernizarse. Los partidos viejos deben actualizar su doctrina, ideología y programa político. Los nuevos deben hacerse de una doctrina, ideología y programa político. Es un error volver a la Anti Política que nos trajo a Chávez.

De la UNIDAD y acción coordinada en tiempo y espacio, de los partidos políticos y el pueblo, venezolano dependerá el triunfo de la democracia sobre la dictadura de Maduro. Por allá por los años 80 expresaba el ex dirigente copeyano Gustavo Tarre Briceño, palabras más palabras menos, que el ideal democrático y el orden constitucional requería que los partidos políticos mediaran en el proceso de participación popular. Ellos, a los partidos se refería, postulan (en elecciones libres) a los candidatos para ocupar cargos de representación popular, fomentan a su vez la necesaria participación ciudadana en los asuntos públicos, orientan la vida nacional en su función de mediación entre la Sociedad y el Estado, forman a su dirigencia, educan a su militancia, luchan contra las desviaciones oligárquicas, amplían su participación de base. Les toca respaldar al gobierno u oponérsele e ir despejando alternativas hacia el futuro. En estas funciones cumplen una importantísima labor. 

En este orden de ideas son entes u órganos auxiliares del Estado que hacen serios esfuerzos por reparar sus fallas y corregir sus desviaciones. Por tanto hoy más que nunca, los partidos políticos continúan siendo una realidad como instrumentos de participación del pueblo. Pueblo que se asocia voluntariamente en ellos. Pueblo y democracia de partidos suyos.

Atilano Linares – @atilanolinares

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Criterio de Lectores

Criterio de Lectores