Criterios

15-O: Crónica de un fraude anunciado: 15-O

Criterio de Lectores

Creo que a nadie sorprendió el fraude perpetrado y anunciado desde la oficina electoral del Psuv.  Desde hace años en Venezuela los procesos electorales tienen un tinte capcioso.

En primer lugar, el uso de los recursos del estado para las campañas electorales por parte de los candidatos de Nicolás Maduro es obsceno.  Aquí por ejemplo se usan las Cadenas de Radio y Televisión para promocionar los candidatos del Psuv, violando la Constitución y la Ley Contra la Corrupción flagrantemente, ya que las leyes venezolanas establecen que los empleados públicos no pueden hacer uso de bienes públicos para hacer campaña para que los candidatos vayan con igualdad de condiciones.

En Venezuela para participar en un proceso electoral hay que competir en forma desventajosa contra todos los recursos del estado.  Los funcionarios públicos usan sin escrúpulos estos bienes de todos los venezolanos.  En este sentido se usan autobuses y toda clase de vehículos, instalaciones e infraestructuras como teatros, centros de prensa, ambulatorios y otros.  Los activistas y dirigentes disponen de teléfonos celulares y líneas telefónicas exclusivas con saldo patrocinadas por CANTV que es una empresa estatal, y, además, emplean servicios para el envío de mensajería SMS a simpatizantes —incluso a los que no lo son.

Hay que destacar que el uso desproporcionado de los recursos públicos con fines electorales ha sido documentado pródigamente desde hace años sin que el Consejo Nacional Electoral (CNE) haya dado respuesta.

En el pasado proceso electoral del 15-O el CNE actuó de manera parcializada en forma insolente para apoyar y favorecer al Psuv, recordemos que las elecciones de gobernadores y consejos legislativos correspondían al mes de diciembre del año pasado y sólo las convocaron cuando tenían bien diseñado el plan para lograr un triunfo fraudulento este proceso.  Convocatoria abrupta fuera de la ley, no aceptar las sustituciones, la forma escabrosa en la que se eliminaron centros de votación y se trasladaron electores a otros centros sin consultar ni informar.

La lista de irregularidades es larga, está claro que, en Venezuela no hay equilibrio ni trasparencia en los procesos electorales.  La parcialidad del órgano electoral CNE con el Psuv es desvergonzada.  Hasta el Plan República actúa con arbitrariedad, sobre todos los milicianos que son una falange armada.

Todos sabíamos que el proceso electoral del pasado 15-O estaba viciado, sin embargo, llamamos a votar y en efecto fuimos a votar. Tal como lo señala @lusmelyreyes en su artículo  ¿Vale la pena votar?  “Votar es un acto de conciencia, un acto de rebeldía, es una libertad que costó mucho conquistar. En momentos como estos hay que ser obstinados para no caer en la tentación de no participar”.

Debe quedar claro que lo ocurrido no reivindica al abstencionista, ni los violentos, ni a los que esperan un golpe de estado de una fuerza armada corrupta, ni a los que esperan una invasión extranjera y menos a los que en cada proceso electoral elaboran una nueva trampa.

Al no existir mejor arma que el voto, debemos emplearlo. No se pierde nada al ejercer el derecho, es más hasta ganamos algunos espacios.  Estoy seguro que ahora viene la inmediata convocatoria de elecciones a los consejos legislativos, alcaldes y concejales para aprovechar la desmoralización y la fractura de las fuerzas democráticas.  Y vamos seguir viendo las nuevas trampas electorales.

Si alguien sabe alguna forma eficaz para salir de este régimen que la ponga en práctica, yo creo que mientras no tomemos conciencia cada venezolano de la situación precaria en la que se encuentra el país no habrá la contundencia para salir de esta grave crisis moral, social, económica y política que vivimos los venezolanos.


Ángel Ruiz – @angelruizoro


 

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Criterio de Lectores

Criterio de Lectores