Salud

«Contra la flacidez corporal: Hilos reabsorbibles de PDO» por @infobeltran

Carmen Beltrán
Escrito por Carmen Beltrán

Ya se ha escrito suficiente sobre las técnicas de tensado faciales, las cuales se perfeccionan cada día más. Pero la pregunta siguiente no se hace esperar….¿Sirven estas mismas técnicas para realizar lifting corporal?

Si bien la mayoría de las técnicas de remodelación y estimulación para crear nuevas fibras colágenas y elásticas tienen efecto tanto a nivel facial como corporal, en las zonas más extensas necesitan ser combinadas para lograr un mayor soporte del tejido que comienza a presentar signos de flacidez. Hasta el momento, la mayoría de éstas técnicas o tratamientos se basaban en la producción de calor mediante radiofrecuencias, ultrasonidos y láseres, así como también mediante la aplicación de medicamentos inductores o nutrientes de los tejidos que fungen como precursores en la formación de dichas de fibras.

En la actualidad se suma un nuevo procedimiento que consolida la acción de las terapias antes mencionadas con mayor efectividad y durabilidad en el tiempo a los resultados ya obtenidos. Se trata de la colocación de los hilos mágicos de PDO (polidioxanona) en forma entrecruzada a fin de conformar una verdadera malla de sustentación de la piel flácida. Su acción se observa por sí sola ya que cada uno de los hilos colocados producirá una fibrosis que se traduce en mayor tensión y tono en la zona tratada. Ahora, si previamente la misma zona ha sido estimulada con terapias calóricas, corrientes o intradermoterapia, los resultados pueden llegar a ser verdaderamente sorprendentes.

Hasta el momento, las áreas corporales susceptibles a recibir este tipo de tratamiento son: escote, cara interna de brazos, cara interna de muslos, rodillas, abdomen (ombligo triste) y curvatura debajo de los glúteos. Éstos últimos no demuestran grandes resultados ya que se trata de una zona con gran peso, mucho movimiento y apoyo. Es importante escoger al paciente ideal y no crear falsas expectativas que a la larga hablen en detrimento de una técnica fabulosa.  Los hilos de PDO son indicados para tratar pieles con flacidez leve a moderada, y que no cuelgue, ya que en esos casos la conducta sería quirúrgica.

La efectividad de los hilos dependerá de la cantidad que se coloque conjuntamente con la longitud acorde al área a tratar, y sus efectos se comenzarán a observar a partir de 3 semanas después de la colocación, aumentando su acción de tensado hasta por 3 a 6 meses y manteniéndose dicho efecto en el tiempo de 12 a 18 meses según el tipo de hilo utilizado. Aún cuando los hilos comienzan a reabsorberse a los 8 meses de colocados persiste la fibrosis producida por los mismos durante un tiempo mayor. Es necesario recordar que este tipo de material (PDO) es una sutura antialérgica, antimicrobiana y reabsorbible que se ha utilizado por más de 25 años en cirugías de alto riesgo como las cirugías cardíacas, oftalmológicas y ginecológicas sin ningún efecto colateral de rechazo ni otros efectos secundarios descritos a la fecha.

 Los pacientes con trastornos de cicatrización, alteración en su sistema de coagulación, inflamaciones y/o infecciones en la zona a tratar no son candidatos para este tipo de terapias. Igualmente sucede con las mujeres embarazadas.

Aún cuando se describe como un tratamiento sencillo, éste es un procedimiento de realización exclusiva por personal médico entrenado en la técnica, previa evaluación del paciente y en un área médica dispuesta para tal fin con las medidas de asepsia y antisepsia correspondientes.


Carmen Beltrán  –  @infobeltran


 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Carmen Beltrán

Carmen Beltrán

Médico Cirujano (UCV). Diplomado Internacional en Medicina Estética.
Máster en Láser y Fototerapia en Patología Dermatoestética (Centro de Estudios Colegiales del Colegio oficial de Médicos - Barcelona). Pionera en Ultherapy en Venezuela. Premio internacional IOCIM "Por su contribución médica a una mejor vida" 2012