Salud

¿Cómo pueden beneficiarse los hombres con Ultherapy?

Carmen Beltrán
Escrito por Carmen Beltrán

Desde finales del siglo pasado comenzamos a notar el comienzo de una nueva tendencia en los cánones de la estética y la moda de la imagen masculina: el metrosexual. A partir de ese momento y cada vez más, se fue rompiendo el esquema del hombre de piel gruesa, velludo y arrugado que le aportaba una imagen que más que dureza, reflejaba descuido. De manera simultánea, inicia un movimiento del cuidado de la salud con fines de aumentar la longevidad del ser humano, mejor conocido como medicina antienvejecimiento.

Se crea entonces una idea de conceptos mezclados, en donde la persona con aspecto fatigado y descuidado es por ende, más vieja. Dos más dos son cuatro si luchamos para ganar más años de vida, pero nuestro cuerpo debe acompañar ese transitar luciendo más joven.

Esta tarea no se hace difícil en el caso femenino, ya que desde los inicios de la humanidad la mujer ha estado atenta al cuidado de su piel y su imagen. No sucede lo mismo con el hombre, a quien ahora le toca luchar entre los preceptos antiguos de masculinidad y las exigencias de la sociedad actual donde han cobrado fuerza la bello, lo armónico y LO JOVEN.

Este nuevo precepto ha llevado a los hombres a buscar terapias de rejuvenecimiento de acabado natural, discretos, poco o no invasivos, que no lo delaten frente a su grupo social. Las primeras opciones fueron las quirúrgicas, pero podían dejar al descubierto cicatrices o crear resultados catastróficos.

Más adelante aparecen las terapias antienvejecimiento o dicho de otra forma, de prevención, donde se atacan los primeros signos de envejecimiento, evitando el deterioro de la piel. Esto se traduce en cambios más sutiles, que no dejan evidencias de terapias agresivas, ni cambian los rasgos del rostro. Uno de los tratamientos más importantes en este grupo es el Ultherapy, basado en emisión de ondas ultrasónicas focalizadas que producen altas temperaturas en diversas profundidades de la piel, reacomodando las fibras de colágeno existentes y estimulando la producción de fibras nuevas, dando como consecuencia un efecto de tensado (lifting) del rostro, cuello y escote de forma paulatina y contínua durante 6 meses, a la vez que mejora el aspecto externo de la piel.

Si analizamos los beneficios de Ultherapy y los trasladamos a la población masculina, nos damos cuenta de que se convierte en una herramienta muy útil para ellos porque Ultherapy es un tratamiento que se realiza en 1 sola sesión,  no amerita reposo y los cambios, además de no ser drásticos (son naturales) se van dando un poco a la vez. Otro punto de vital importancia es que no produce cambios de expresión o de facciones, porque no hay cortes, ni suturas, así como tampoco hay rellenos (aumento de volúmenes) ni músculos paralizados. Además, debido a su conformación hormonal, los hombres producen más colágeno y éste es más resistente y perdurable en el tiempo. De allí que los hombres envejezcan más lento que las mujeres. Esto se traduce en una respuesta mayor una vez que se someten al tratamiento con ultrasonidos focalizados (Ultherapy).

La efectividad de este tipo de terapias dura hasta 2 años, pudiendo repetirse tantas veces como sea necesario en el tiempo, sin producir daños y sumando cada vez mejores respuestas, a diferencia del lifting quirúrgico donde los resultados positivos de la primera cirugía no se repiten cuando el paciente se somete al bisturí por segunda vez. Tomando este último punto en consideración, se recomienda dejar la opción de la cirugía exclusivamente para cuando el nivel de flacidez no pueda corregirse por ninguna técnica no invasiva. De lo contrario, podemos posponer el acto quirúrgico con técnicas de tensado no invasivo como Ultherapy, así como mantener los resultados de la cirugía por más tiempo. De hecho, cada vez más cirujanos plásticos se suman al uso de esta tecnología como un apoyo en sus procedimientos quirúrgicos.

Por si todo esto fuera poco, los ultrasonidos focalizados trabajan de la mano con otras técnicas de la medicina estética, tales como láseres, IPL’s, Plasma rico en plaquetas, toxina botulínica, peelings, etc. aportando resultados increíbles cuando se usan de manera sinérgica.

Podemos concluir que la tecnología conspira a favor de la estética y la imagen masculina, permitiéndoles lucir cada vez más frescos, armónicos y con aspecto juvenil,  lo que aporta un mayor nivel de autoestima y seguridad en sí mismos, permitiéndoles ser más competitivos, aceptados socialmente y por tanto, más exitosos en el área laboral, así como personal.


Carmen Beltrán  –  @infobeltran


 

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Carmen Beltrán

Carmen Beltrán

Médico Cirujano (UCV). Diplomado Internacional en Medicina Estética.
Máster en Láser y Fototerapia en Patología Dermatoestética (Centro de Estudios Colegiales del Colegio oficial de Médicos - Barcelona). Pionera en Ultherapy en Venezuela. Premio internacional IOCIM "Por su contribución médica a una mejor vida" 2012