Política Salud

Carnaval sin Diálisis

Bernard Horande
Escrito por Bernard Horande

Reina García, de 59 años de edad, demoró ocho días esperando por el tratamiento de diálisis que requería al menos dos veces por semana.

Cuando los hijos de la Sra. Reina la llevaron a la Unidad de Diálisis El Ángel, ubicada al oeste de Barquisimeto, su cuerpo no resistió. Falleció cuando intentaban conectarla al riñón artificial.

La situación a la que son sometidos los pacientes renales en Venezuela a causa de la escasez de kits para dializarse es progresivamente insostenible. Las muertes se van multiplicando.

El Ministerio de Salud dice que garantiza la repartición de medicinas a través del número 0800SALUDYA, pero esto no es más que una mentira. La triste realidad es que la vida de 16.000 pacientes renales está en riesgo.

Más de 30 de los 129 ambulatorios de hemodiálisis distribuidos en todo el país dejaron de prestar el servicio hace pocos días debido a la falta de filtros para las máquinas, sin los cuales no hay diálisis. El resto funciona con graves dificultades.

¿El resultado? Cada día que pasa fallecen pacientes que requieren su diálisis. Una diálisis que, en una clínica privada, puede costar entre 8 a 12 millones de bolívares cada una.

Mientras los venezolanos mueren por falta de diálisis o por falta de todo tipo de medicamentos e insumos médicos, Nicolás Maduro lo que anda pensando es en los Carnavales.

Su brillante idea es repartir Bs. 700.000 (menos de 3 dólares) a quienes poseen el discriminatorio Carnet de la Patria. Quienes no lo tengan, son tratados como venezolanos de segunda.

Quizá esa cantidad alcance para comprar un cartón de huevos (la antigua costumbre de lanzar huevos en Carnaval hoy suena tan desfasada de la realidad….) y si acaso para una harina Pan y un kilo de arroz.

Esas son las migajas que la exitosísima Revolución Bolivariana le lanza al pueblo de Venezuela después de 20 años de ejercicio gubernamental.

Cabe destacar que, según la página web correspondiente, los requisitos, para recibir este Bono son dos: ser venezolano y tener el Carnet de la Patria. No, la cédula venezolana no es necesaria, esta está pasando a ser un documento casi que accesorio.

Una humilde recomendación para quienes están matando de hambre y de enfermedades al pueblo de Venezuela es que cuando la justicia los busque, tengan a mano su cédula. El Carnet de la Patria no les servirá de mucho.


Bernard Horande  –  @Bhorande  –  @BernardCoach


 

Suscríbete a nuestro canal de Telegram aquí.

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Bernard Horande

Bernard Horande

Lic. en Mercadeo. Consultor de Marketing Estratégico. Conferencista Nacional e Internacional. Coach Ejecutivo.