Política

De la pequeñez a un mejor mundo

Antonio Rivas
Escrito por Antonio Rivas

Todos los sistemas tienen grietas donde las ratas hacen madrigueras. Ya sea en religión, política, economía, diplomacia, deporte, y hasta en el tráfico automotor, toda forma de organización humana tendrá rendijas que muchos querrán aprovechar. Si un futbolista es lo suficientemente hábil y buen actor logrará engañar al árbitro a su favor. Un cura pederasta se aprovechará de la confianza de los feligreses para abusar de los niños. Un resentido con poder de palabra y convencimiento puede llegar a ser presidente. Imperfecto el hombre, imperfecto todo lo que inventa.

No por ello, empero, se debe cuestionar el valor del sistema en su conjunto. Estas fisuras en los sistemas exponen las fallas de los mismos y la pequeñez de quienes entran por ellas, pero también muestran la grandeza de quienes construyen y buscan la perfección con ética. Decía Henry Ford: “Calidad es hacer las cosas bien cuando nadie está viendo”. Por cada futbolista histriónico hay veinte futbolistas integrales, por cada conductor que se pasa la luz roja hay cien que la respetan, por cada ciudadano corrupto hay mil ciudadanos honestos, por cada cura pederasta hay diez mil curas dando la vida por ayudar. Sin embargo, el morbo impulsa la publicidad de los malos ejemplos y generaliza el cuestionamiento hacia lo que tiene un fin loable.

Pero no es la política, ni la religión, ni el deporte lo que está mal. Lo que rema en contra es la misma naturaleza humana. Es el egoísmo, la incapacidad y el miedo buscando aprovecharse de la buena voluntad, y la buena voluntad buscando hacer las cosas bien. Estos últimos deben vencer. No por ira ni por venganza, sino por justicia, en el ciclo virtuoso de búsqueda de excelencia y promoción de valores que como especie nos han traído hasta acá.

Analizado en retrospectiva, todos los sistemas que como humanidad hemos acordado implementar se han inspirado en la promoción de valores, en poner el orden en el caos, en buscar justicia, en promover la libertad. La declaración de los Derechos Humanos universales, la abolición de la esclavitud, la democracia, son algunos ejemplos de lo que, desde tiempos de salvajismo hasta hoy, hemos avanzado. Así que nuestros sistemas, imperfectos como son, hablan de nuestra determinación en la evolución social.

Hay que seguir trabajando, es todo, con la excelencia como norte y la ética como marco, asegurándonos de mantener un comportamiento íntegro como individuos y ayudando a cerrar las grietas a nuestro alrededor. Menos grietas, mejores sistemas, más justicia, mejor mundo, hasta que pasemos el testigo a la siguiente generación que deberá hacer lo propio.


Antonio Rivas  –  @AntonioERivasR


 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Antonio Rivas

Antonio Rivas

Ingeniero de Producción USB. Venezolano en Panamá.