Política

Yo soy yaracuyano. Yo celebro el 19M

Antonio Dyurich D.
Escrito por Antonio Dyurich D.

A la una: #19MElDíaDeYaracuy

El 11 de marzo de 2010, publiqué la siguiente nota referente a la fecha de celebración del día de Yaracuy. Hoy la copio prácticamente toda salvo algunas pequeñas modificaciones que la realidad de hoy me impone.

La mayoría de las modificaciones consisten en cambiar lo que antes eran suposiciones por lo que hoy son realidades.

A la dos: El origen de la infamia

El cambio del día de celebración del Yaracuy empieza realmente como un acto de adulación al Comandante-Presidente por parte de un grupete de ciudadanos que decidieron renegar de su vocación civilista y plegarse al desvergonzado culto a la personalidad de un militarote de vocación autoritaria.

Ese acto de conversión se transforma posteriormente en una traición a su pueblo y a su historia a los que sacrifican con el fin de ensalzar la figura de Zamora, tal y como se los ordena el caudillo militar.

Yaracuy deja de ser lo principal, con su historia y tradiciones, y es traicionado por una supuesta causa ideológica con la que pretenden borrar toda la historia.

Después, como paso posterior, viene, porque se le antojó al autócrata uniformado, el despojo y la reversión de los avances logrados con la descentralización y regresan el poder que había sido transferido a los municipios y a las regiones, a las manos del Prócer centralista.

Los pocos vestigios de estado federado que hasta entonces existían se revierten y en contradicción a la razón de la lucha emprendida por el personaje que pretenden encumbrar (Zamora) re-centralizan y fortalecen el poder del Jefe único y de la Capital de la República.

Ya nada se hace sin que el gran administrador, el dueño de la Patria, el comandante-presidente, el partido, no lo ordene.

Definitivamente desparece el Estado federado.

Ahora impera el «estado del socialismo del siglo XXI» que nadie sabe que es. Ese que  existe solo en los arrebatos circunstanciales del temido jefe.

Quien dura casi un año sin opinar ni explicarnos el porqué, entre gallos y medianoche, se le cambia la fecha de celebración a Yaracuy, hoy pretende justificar tal desafuero escudado tras la careta de la razón ideológica.

Para ese decepcionante personaje, en Yaracuy no hay tradición, no hay historia que valga, solo tenía fundamento la voluntad del caudillo que iba por las calles de nuestras ciudades escudriñando a ver que se le antojaba expropiar y cambiar mientras se pasaba por el arco de triunfo la constitución, las leyes y las ordenanzas; mientras disfrutaba, con placer enfermizo, del aplauso de sus adoradores.

Otros pensamos que lo válido es celebrar a Yaracuy.

El cumpleaños del nacimiento de una porción de territorio venezolano con personería propia, en el cual nacimos y a quien queremos y respetamos por encima de los caprichos del mandamás que despachaba desde Miraflores y La Habana.

Que si es provincia o es estado, nos da lo mismo, ya que es la misma porción de territorio de la República de Venezuela. Con mucha más razón acá en Venezuela, donde la Federación ha sido una farsa.

Hasta el año 1989 los «Presidentes de Estado» como los llamaban antes, cuando éramos «Estados Unidos de Venezuela» o gobernadores como los llamamos ahora, los nombraba el Poder  central, el Presidente de la República. Luego, a raíz de la creación de la Comisiòn para la Reforma del Estado –en la era democrática- y como una de las respuestas al «caracazo», en cumplimiento a lo establecido en la Constitución del 61, los venezolanos adquirimos el derecho a elegirlos con nuestro voto universal, directo y secreto. Hasta que en esta mal llamada «quinta república» el entonces «comandante – presidente» pretendió controlar las instituciones y la vida toda del país y quitarnos, con el apoyo entreguista y complaciente del liderazgo de su partido, el poder de elegir a nuestras autoridades regionales.

Hoy, gracias a los herederos de ese funesto legado,  nos ha sido arrebatado inconstitucionalmente, ilegal e ilegítimamente, el derecho a elegir a nuestros gobernantes regionales.

A la tres: ¡Viva Yaracuy!

En realidad, desde el punto de vista de su definición política, el único Estado que existe en Venezuela es ella misma. La nación y república venezolana. El «socialismo del siglo XXI» es fanáticamente centralista y se ha dedicado a desmontar lo que se había regionalizado y a burlarse de lo establecido en el prólogo de la constitución referente a la «refundación de la República» para establecer un Estado de justicia, federal y descentralizado

En las regiones, hoy más que nunca, imperan las Leyes Nacionales y el capricho del comandante-presidente.

Ni siquiera la voluntad expresada en elecciones libres por el pueblo es respetada por el señor Maduro y sus adláteres.

¿Qué es un problema de nombre?

Algunos los llaman provincias otros le dicen estados; los términos se intercambian dependiendo de cómo los adoptó uno u otro país. Es por ello, que en Argentina, por ejemplo, se conoce como provincia exactamente a lo mismo que acá conocemos como estado.

Por último sería honesto e interesante que el gobernador del estado, así como después de su decreto del año 2014 en el que por su gusto y capricho nos impone celebrar el 28 de marzo como dìa de Yaracuy, publica una propaganda sobre lo que llama la «Evolución político territorial del Estado Yaracuy» para manipular y justificar su desafuero, pero cobardemente no hace ninguna referencia  a la argumentación esgrimida por esa gran yaracuyana llamada Ana Elisa López para proponer el 19 de marzo como el día de la celebración de Yaracuy.

También hubiese sido más honesto si en ese aviso hubiese indicado quienes firmaron y aprobaron la propuesta de nuestra respetada paisana. Hubiese tenido visos de seriedad y respeto para con nosotros, los yaracuyanos, si nos hubiesen consultado y  hubiesen conversado con quienes aún vivían para la fecha de la propuesta y alentaron a Ana Elisa López a hacerla y la apoyaron.

Si quería que su decisión se tomara con seriedad y respeto debió escucharlos a ellos y a nosotros, con la atención y el respeto que aspiraba para con él.

Aún hoy no sabemos de quién surgió la idea de ese injustificado cambio.

Es ese misterio el que nos permite especular sobre las razones que los movieron. Es por lo inconsulto y misterioso que decimos que esa acción anti yaracuyana no es más que una gran jalada de mecate que le hicieron a quien le entregó nuestra soberanía a Fidel Castro.

Por eso protesto y seguiré celebrando el Dia de Yaracuy el 19 de marzo.

¡Viva Yaracuy!


Antonio Dyurich D.  –  @adyurich13


 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Antonio Dyurich D.

Antonio Dyurich D.

Ingeniero Electricista (ULA). Columnista de Yaracuy al Día de San Felipe. Diario Pronto y Diario El Yaracuyano. Productor y conductor de programas en Yaracuyana de Televisión. Colaborador del diario digital Noticias Yaracuy. Ex secretario ejecutivo de la MUD Yaracuy. Candidato a diputado por la MUD Yaracuy en el 2010.