Política

¿Desapareció el poder originario?

Antonio Dyurich D.
Escrito por Antonio Dyurich D.

A la una: El grotesco espectáculo “constituyente”

Ahora si la gata se subió en la batea. El presidente Maduro tan se sabe dueño de la ilegítima “asamblea constituyente” que no disimula para darle instrucciones en cadena nacional y tan supeditadas y obedientes a la voluntad de Maduro está esa farsa llamada “asamblea constituyente” que no se sonroja ante las humillaciones a que este los somete.

Ayer nomás, en lo que se supone era un encuentro entre el presidente Maduro (Poder ejecutivo constituido) y la “asamblea constituyente” (Farsa de poder constituido para sustituir tramposamente a la Asamblea Nacional) los llamados “constituyentistas” se comportaban y chillaban ante las órdenes que les impartía su jefe real, Nicolás Maduro, como una barra del Psuv –bueno, como lo que son- demostrando su incapacidad de saber comportarse como lo que se “supone” que son: Los representantes del poder originario.

Pero ¿Quién es el poder originario?.

El pueblo, usted, yo, aquél otro que está mas allá. Todos los que conformamos este país que se llama Venezuela.

Este poder originario, según la constitución del 99, la del “propio y original Juancho Talavera”, puede convocar a una Asamblea Nacional Constituyente para lo cual elegiría, ese pueblo que somos todos, a unos representantes que participarían en una asamblea nacional, que llaman constituyente, no para sustituir a los poderes constituidos sino para elaborar un nuevo “pacto social de gobernabilidad y entendimiento” que se expresaría, en última instancia en una nueva constitución y con ella, según la tesis impuesta por el ya hace años muerto, excpresidente Chavez: Una nueva república, que sería la sexta.

Pero esa asamblea constituyente no sustituye al poder originario, es decir, al pueblo. Solo lo representa y es este quién en definitiva, a través de un referéndum, dirá si aprueba o no, la constitución que al final resulte.

A la dos: La elección de gobernadores y el culillo de Maduro

Ahora el señor Maduro se inventó la tramoya esa de que gobernador que resulte electo y no le rinda pleitesía a esa farsante “asamblea constituyente” debe ser destituido por esta, solo porque él lo dice y a él le da la gana.

Es decir, el poder originario, el pueblo que elige, el que realmente manda, que se vaya pal carajo, porque “llegó el comandante Maduro y mandó a parar”.

Si eso es democracia, Diosdado es simpático.

Quienes resulten electos el próximo mes de octubre ya estarán legitimados y legalizados por el poder originario, el poder verdadero y no necesitan un examen adicional ni la bendición de Maduro para ejercer el cargo que el pueblo les dio. No hacerlo así. No respetar esa decisión popular, sería un golpe de estado más. Sería otra violación al estado de derecho, a la democracia y a la libertad.

No nos extrañe que bajo esa premisa el próximo año, cuando sean las presidenciales, a Maduro –dueño y señor de la farsa constituyente- se le ocurra ordenarle a la asamblea de farsantes que si el que gane la presidencia –que seguro va a ser de oposición- no les jura que va a respetar el plan de la patria y a hacer cadena nacional todos los días y demuestra saber golpear  los timbales o el bogó,, no será reconocido como presidente y será destituido por su súper poderosa “asamblea constituyente”.

Ah…y los “constituyentistas” aplaudirán a rabiar la nueva instrucción de su amo y señor.

¡No me jo…ra nada el enfermo!

A la tres: Alguien que despierte al contralor

Ahora descubre el exquisito defensor-acusador, Tarek William Saab, que en estos últimos años se han producido hechos de corrupción.

Tambien ya encontró al culpable. La fiscal Luisa Ortega Díaz, quien junto con él integraba el “Poder Ciudadano” o poder moral.

Ella es, según el señor Saab, la culpable de que la corrupción no se haya investigado y castigado. Solo que ese señor se le ha olvidado consultar el librito azul. Aquél que una vez el difunto llamó “la bicha”.

Se lee en ese librito, en el artículo 273 que el poder ciudadano se ejerce por el Consejo Moral Republicano y que este está integrado por: el defensor del pueblo (él mismo Tarek), el fiscal de la República (Luis Ortega) y una vaina que llaman contraloría general de la República, que casi nadie se acuerda que eso existe. No digo su nombre porque no lo conozco.

Y ¿Cuáles son las funciones de esa vaina llamada contraloría?

Según la bicha, en su artículo 289, ordinal 1, a la contraloría le corresponde el control, la vigilancia y fiscalización de los ingresos, gastos y bienes públicos así como las operaciones relativas a los mismos. Mientras que en el ordinal 4 dice que a ese parapeto le corresponde instar al fiscal de la República a que ejerzan las acciones judiciales a que hubiere lugar con motivo de las infracciones y delitos cometidos contra el patrimonio público y de los cuales tenga conocimiento en el ejercicio de sus atribuciones.

No se por qué me viene a la mente aquella denuncia de un ex ministro de Chavez y de una ex presidenta del Banco Central referente a más de 20 mil millones de dólares que se perdieron en al año 2012 y se dijo que terminaron en empresas de maletín que aún no sabemos de quienes eran.

¡Epa Tarek William! ¿Que tal si también reabres esa investigación y en ella incluyes determinar la “irresponsabilidad” de tu colega el contralor en las investigaciones administrativas que le correspondían?

¡Agàrrame ese trompo en la uña!


Antonio Dyurich D.  –  @adyurich13


 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Antonio Dyurich D.

Antonio Dyurich D.

Ingeniero Electricista (ULA). Columnista de Yaracuy al Día de San Felipe. Diario Pronto y Diario El Yaracuyano. Productor y conductor de programas en Yaracuyana de Televisión. Colaborador del diario digital Noticias Yaracuy. Ex secretario ejecutivo de la MUD Yaracuy. Candidato a diputado por la MUD Yaracuy en el 2010.