Política

El rojo rojito

¿Cuáles son los colores de la venezolanidad en los últimos veinte años? El amarillo, azul y rojo de la bandera con sus ocho estrellas; el verde oliva militar, algo un tanto disimulado aunque omnipresente, y el “rojo rojito”, que prácticamente lo abarca todo empezando por todos los ministerios e instituciones cuyas fachadas están pintadas de rojo. Nuestra simbología nacional nace y termina con Simón Bolívar. Ni el petróleo, ni las mises, ni las bellezas naturales son competencia para el caraqueño, líder indiscutido de la independencia nacional. Todo aspirante a gobernante en Venezuela se ha arropado con el culto bolivariano.

Desde el chavismo se ha hecho una labor coherente y sostenida por mantener viva la simbología de lo nacional con fines propagandísticos y de control social. Todo esto alrededor del rojo y como trasfondo las menciones cotidianas a Simón Bolívar y las referencias a una grandeza de la patria aunque todo quede en los enunciados. Cambio del nombre del país: El 12 de noviembre de 1999 la Asamblea Nacional Constituyente aprobó el nombre de República Bolivariana de Venezuela. En el año 2006 se cambia el escudo nacional, la bandera y el nombre de las Fuerzas Armadas Nacionales a Fuerza Armada Bolivariana a petición de Chávez. En el 2008, empieza a circular una nueva moneda: el “bolívar fuerte”. A petición también del Presidente Chávez se elaboró el “verdadero retrato del Libertador” digitalizado en el año 2012. La herencia nominalista hispánica en todo su esplendor. Gestos y símbolos; rituales y teatralidad de una mentalidad colectiva que tiene su tótem protector: Simón Bolívar.

 Usted llega a Venezuela al aeropuerto Simón Bolívar; se monta en un bus cuya ruta le hará transitar por la Avenida Bolívar hasta llegar a la Plaza Bolívar. Todo tiene una reminiscencia acerca de lo bolivariano aunque la figura histórica de Simón Bolívar sea desconocida en realidad.

 ¿Qué significa el color rojo? El 4 de febrero del año 1992 los golpistas llevaban una boina roja. Y desde entonces, el color rojo, representa una reminiscencia de un proyecto progresista o izquierdista con naturales conexiones con el comunismo histórico. El proyecto de los golpistas nunca fue democrático aunque utilizaron la desmoralización y el desencanto de toda una sociedad respecto a la Democracia que se inició en 1958 para erosionarla desde adentro utilizando la vía electoral. El programa mínimo era: el nacionalismo bolivariano, la lucha contra la corrupción y el protagonismo popular. El programa máximo es: el mantenimiento del poder sin reparar en las instituciones democráticas preexistentes o en la existencia de perseguidos políticos junto a la represión. Además, a diferencia de la Revolución Cubana en el año 1959, la llamada revolución bolivariana no tiene una épica que mostrar. Ambos alzamientos del año 1992 fueron derrotados y los golpistas indultados.

Mi percepción del proceso bolivariano es muy diferente a lo que dicen sus publicistas. En realidad es un proyecto anti-democrático, militarista, hegemónico, populista y profundamente reaccionario. Hoy el pueblo de Venezuela es más pobre y miserable, además de menos libre, que en el año 1998 cuando todo esto se inició. No les habla el historiador, sino el ciudadano.


Angel R. Lombardi Boscan  –  @LombardiBoscan


 

Suscríbete a nuestro canal de Telegram aquí.

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Angel R. Lombardi Boscan

Angel R. Lombardi Boscan

Historiador. Profesor de la Universidad del Zulia. Director del Centro de Estudios Históricos de LUZ. Premio Nacional de Historia.