Política

El Pulpero de Taguay, la barbarie que nos persigue (I)

El Pulpero de Taguay”, Francisco Rosete (1775-1816), comandante monárquico civil en nuestra guerra de independencia. “Este hombre es elevado desde su mesón de “quesos llaneros, papelón, manteca de cochino, chicharrones y vinos de España” a la posición de Comandante, Gobernador de Camatagua y jefe de los ejércitos del rey. Se trata de un hombre que dispuso de los mayores recursos (en términos de acceso a los bienes materiales existentes), de absoluta discrecionalidad y del apoyo de esclavos, llaneros, pardos, que se le sumaban como por encanto desde la promesa de redención del pillaje y la degollina de los blancos. Esto es lo que nos dice el sociólogo Miguel Ángel Campos en su libro “Desagravio del mal” (2014). Nos llama la atención la actualidad y el abuso respecto a la apropiación del grado marcial de Comandante a personas cuyo talante no es el honor militar sino todo lo contrario, y además, de la recurrencia de la arbitrariedad entre los hombres encumbrados en un poder abandonado de leyes y buenos modales.

Sigamos en ésta breve crónica de un personaje de hace más de doscientos años cuya vigencia da miedo. Sólo que ahora le toca describirlo a Juan Uslar Pietri en su excelente libro: “Historia de la rebelión popular de 1814 (1968): “con modales que causaban horror, siempre con palabrota en la boca y desnudo de la cintura arriba, mostrando una panza llena de pelos, poderosa y cerrera; su figura ruda y popular era el símbolo del movimiento democrático, su esencia más pura”.

Lo cual le hace concluir a Migue Ángel Campos: “Ciertamente, es el caudillo salido de las patas de los caballos (como dice Sarmiento). Este Rosete hace palidecer al propio Boves en su voluntad de destrucción, en la dimensión de su crueldad blasfema- el 11 de febrero pasó a cuchillo la población entera de Ocumare”. Y complementa Juan Uslar Pietri: “les cortan las narices y las orejas, a los hombres las partes sexuales, a las mujeres los pechos”. Y no se vaya a creer que en el bando de los patriotas donde militó Bolívar respondieron a esas atrocidades con abrazos de perdón: para ganar la guerra había que ser más destructivo y dañino que los rivales.

Lamentablemente hemos asociado igualitarismo demagógico con la democracia y creemos que cualquier audaz irresponsable está en su derecho de asociar el crimen con la gobernanza.

Angel R. Lombardi Boscan  –  @LombardiBoscan

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Angel R. Lombardi Boscan

Angel R. Lombardi Boscan

Historiador. Profesor de la Universidad del Zulia. Director del Centro de Estudios Históricos de LUZ. Premio Nacional de Historia.