Sociedad

Entendiendo el fracaso

Ana Cristina García

Es imposible tener una moneda de una sola cara. La innovación es así, la iniciativa, también. Y el arte. No puedes tener éxito si no estás preparado para el fracaso. Decir ‘el fracaso no es una opción’ es decir ‘la innovación no es una opción

Seth Godin

¿Sabes lo que pierdes por miedo al fracaso?, nada más crecer, progresar, expandirte, innovar. Mantenerse en la inacción por temer al fracaso, es tomarse la píldora de la conformidad. Es un rasgo característico común, que nos hace conocedores de las razones que explican el fracaso disponiendo de toda serie de justificaciones para no intentarlo.

¿Porqué abandonamos tan fácilmente cuando nos vemos preso de una frustración temporal? ¿Qué nos limita a ir más allá y continuar? En mi último evento denominado ¿Qué hago para cambiar mi situación?, surgió un elemento que se repetía continuamente, ¡desistimos porque no estamos suficientemente preparados! Y efectivamente no contemplar la opción de fracasar es negarnos a reinventarnos, a fijarnos estándares de vida que nos permitan ir más lejos, a autoevaluarnos y redescubrirnos, poner a prueba nuestra capacidad de respuesta ante situaciones límites, y en definitiva abrir los cerrojos a la posibilidad de aprender continuamente.

Tener suficiente claridad en lo que hemos decidido emprender nos invita a hacer lo mejor que podamos en cada intento. Planificarse en el tiempo fomenta la iniciativa y nos invita a reinventar formas sin renunciar al objetivo planteado. Esto nos conduce a desarrollar confianza y a atraer fuerzas invisibles que cooperan con la determinación. Poseemos habilidades mentales a entrenar, que unidas al conocimiento de nuestra emocionalidad como factor perdido en la ecuación, pero con la contundencia suficiente para definirnos ante las circunstancias que se presentan, cobra otra dimensión.

Revisemos nuestros hábitos negativos y positivos para someterlo al escrutinio con respecto al fracaso presentado, a esas pequeñas acciones que posiblemente ignoremos y que son las que terminan construyendo los grandes propósitos o sueños. Procuremos tener y alimentar razones suficientes que nos mantengan conectados a nuestro objetivo, que nos recuerden seguir adelante a pesar de las dificultades. Comprender que no existe un solo camino para llevarnos a dónde queremos ir, y allí la flexibilidad nos reviste de la calma indispensable para no desmayar.

Hacer que las cosas pasen, requerirá de fortaleza espiritual  y convicción de lo que es importante para cada uno en la consecución de sus logros. La lealtad a sí mismo y el reconocimiento sincero de nuestra responsabilidad ante lo acertado o desacertado de los resultados, es lo que nos mantendrá en la ruta de intentar lo necesario y que nos conduzca disciplinadamente a develar saboteadores presentes, seguramente de forma inconsciente.


Ana Cristina García  –  @accristina7


 

Suscríbete a nuestro canal de Telegram aquí.

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Ana Cristina García

Ana Cristina García

Psicoterapeuta / Coach Transpersonal
Impulsador de procesos de cambios
Creadora del Programa Acciones Conscientes
para el cambio ACC7
Columnista / Conferencista