Política

El rol de la mujer frente a los cambios

Ana Cristina García

Ante constantes y acelerados cambios, es indispensable un liderazgo sólido sobre la propia vida. Creencias y conductas que alimentan el conformismo, enlazado a pensamientos de insuficiencia, merecimiento, nivel de consciencia y educación, son argumentos que verdaderamente invitan a ser abordados como basamento a cambios sostenibles en el tiempo. Tallados del adentro hacia fuera, de lo individual a lo colectivo. Sustentado en la evidencia más importante de todas, y es que somos responsables de nuestra vida y el exterior no está en la obligación de hacer más que lo que nos debemos a nosotras mismas, sobre el marco de lo que representa estado y sociedad en su conjunto.

Transformación e incertidumbre son paradigmas esenciales que la vida ha incorporado y nos lo muestra con determinación, siendo electiva solo las formas que decidamos convivir con ellas. La visión de que la mujer representa el eslabón débil de la cadena productiva, se ha convertido para muchas en lo que alimenta en gran proporción, el no asumir, el detenimiento, la pasividad y la espera. Si una mujer se sabe, se siente y ha labrado su propia consciencia del rol que desea desempeñar y espacio a ocupar, estoy convencida que todo girará alrededor de ese concepto con altas y bajas por supuesto.

Una mujer con consciencia de sí, de quién es, de su historia, que se conozca y cultive, que se respete, difícilmente pueda estar a merced de las garras del sometimiento y la exclusión. Y si un zarpazo de esto llegase a rozarla, será una semilla para dar ejemplos y escribir historias como ya lo hemos visto. Para quien escribe, el verdadero y  profundo trabajo consiste en un inicio, en reflexionar y revisar el concepto que tiene la mujer de sí misma, por el simple hecho de ser y  existir; de educarse, crecer y ser persistente en ello. Comienza por construirse una nueva consciencia, comprometernos con esa visión y  prepararnos constantemente. El cambio siempre ofrece posibilidades no previstas, y el desempeño de la mujer considero, no debe estar enmarcado bajo ninguna otra perspectiva que la del ser humano que es, y las oportunidades han de llegar porque no estarán sometidas a percepciones rígidas o estáticas.

Que estamos inmersos en una cultura que claramente relega a la mujer en distintos ámbitos, lo sabemos. Pero también es cierto que si basamos el realizar transformaciones profundas en el marco de  “luchas” en lugar de cambios progresivos y sostenido de consciencia de “ser, estar y existir”, nos recuerda la historia lo cuesta arriba que ha sido y continua siendo. Honro las conquistas logradas hasta ahora, y también debemos replantearnos las formas de acción y leer entre líneas. De eso se trata la vida y de eso se trata la transformación, de hacer las lecturas a lugar y aprender de ellas para accionar de forma distinta.

La primera liberación se da en el campo de la consciencia, y la reivindicación la otorga el saberse, sentirse, responsabilizarse y ser coherente con ello. La mujer está al tanto de la situación en la que está inmersa y seguramente reflexiona sobre ella, el punto es que lo realiza con el mismo contenido que le ancla, posiblemente con herramientas que le estén resultando insuficientes o que se han quedado en la superficialidad ocasionando mayor frustración. Aspectos significativos como empoderamiento, desarrollo y emprendimiento frente a la velocidad de los cambios, demandan estructuras que no solo encuentra asidero en el hacer.

Se vive una realidad amplia y compleja, donde se encuentran mujeres diferentes en situaciones diferentes. Estudios y análisis importantes sobre avances, transformación cultural y tecnológica en momentos actuales y venideros, colocan a la mujer en un estado de vulnerabilidad en el campo laboral. Los desafíos son grandes, tan grande como tiene que ser la claridad de los objetivos, el compromiso y la preparación para abordarlos, y tengamos presente que el éxito varía dependiendo de las personas y su esfuerzo por superar las dificultades, eso aunado a que la mujer posee características que nos facilitan gestionar los cambios.

“Si cambiar es la opción, lo inteligente es prepararse para ello”

Ana Cristina García  –  @accristina7

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Ana Cristina García

Ana Cristina García

Psicoterapeuta / Coach Transpersonal
Impulsador de procesos de cambios
Creadora del Programa Acciones Conscientes
para el cambio ACC7
Columnista / Conferencista