Política

Decir ¡Feliz 2017! sería insensato

Adolfo P. Salgueiro
Escrito por Adolfo P. Salgueiro

31 de diciembre, fecha de balances y  evaluación de desempeño. De lo vivido se pueden sacar conclusiones y –si se es razonable- buscar rectificaciones si así conviniere.

Los venezolanos, cualquiera sea nuestra  posición política, económica, social o laboral, podemos afirmar en forma casi unánime que hoy concluimos un “annus horribilis”, sin duda el peor desde la Guerra Federal. Razones se podrán analizar, culpables se podrán buscar, pero las carencias y restricciones que ha vivido nuestro pueblo, en todos sus estratos, son evidentes e indiscutibles salvo para unos pocos, entre ellos Nicolás que aun insiste en decir una y otra vez que pese a los embates de terribles –pero invisibles- fuerzas del mal,  nuestra patria sigue su imperturbable camino hacia la felicidad tal como la concibió el Galáctico cuyo legado es menester preservar. Zape gato…!

Desde esta columna siempre afirmamos que los temas de nuestra vocación internacional son importantes, tal vez determinantes, pero no son los que quitan el sueño al pueblo llano a quien poco interesa si Almagro acusa a Maduro, ni si MERCOSUR nos bota, ni si la pobrecita Delcy cuenta una de vaqueros en una reunión a la que pretendió introducirse sin invitación. Pero resulta que en los asuntos que sí interesan al grueso de la gente que hace cola y sufre carencias, a esos tampoco se les ha podido resolver nada y la consecuencia  se aprecia cada día en todos los aspectos del acontecer nacional pese  a que hay alguna ministra alienada o una descarada senadora colombiana (Piedad Córdoba) que afirman que las colas se hacen con alegría, o que las bolsas CLAP llegan a casi todo el país, o que aquello de la crisis humanitaria es invento de la derecha que por ser tal necesariamente es “apátrida” como se complacen en repetir los gerentes públicos en sus declaraciones. El pueblo venezolano es alegre, humilde y pacífico pero a lo largo de su historia ha demostrado que no es pendejo aun cuando hoy permanece anestesiado por el discurso populista, la sumisión por hambre, el miedo a la represión y la acción cada vez mas atrevida del hampa ya desbordada sin contención alguna. Despertará.

En lo internacional el gobierno venezolano ha sido aplazado en todos los frentes, desde el Papa Francisco  hasta la OEA, MERCOSUR, el Examen Periódico Universal ante la ONU (Ginebra), los costosos litigios internacionales en todos los cuales resultó perdidoso , la conducción de PDVSA, la cuasi pérdida de CITGO hipotecada como garantía de dineros  prestados que será difícil devolver, etc.  Así y todo el sabrosón de Nicolás baila feliz en público con la “Primera Combatiente” mientras un hampón revestido de autoridad se las echa de Robin Hood para confiscar juguetes y ropas para su distribución clientelar y populista en época navideña como ya antes lo habían hecho con Dakka.

La oposición, reducida “nada mas que al 85% de toda la población”, se ve representada –medianamente y sin mucho entusiasmo- por una Mesa Unitaria cuya unidad parece resquebrajarse. Hay críticas que hacerle, especialmente a los que juegan con agenda propia pero no es sensato no reconocer que –con sus flaquezas- ha conseguido en muchos casos detener la locura oficial y en muchos mas provocar un altísimo costo político a un gobierno ya en pleno desplome.

Critican a Henry Ramos por que no pudo echar a Maduro ni la Asamblea Nacional pasar ninguna ley. Este columnista se pregunta y pregunta si acaso Henry o la Asamblea disponen del poder de coerción legal u otro para hacer valer sus competencias?  Mi amigo y colega de estas páginas Carlos Blanco no está de acuerdo con que se critique a los “guerreros del teclado” pero quien esto escribe pregunta y se pregunta que soluciones de fuerza se efectivizan por Twitter o Facebook en lugar desde la calle que es el escenario casi único para generar descontento.

Se descalifica a la MUD por que acudió al “dialogo” y cayó por inocente. No fue acaso que tirios, troyanos, el Papa Francisco, los “facilitadores” o “acompañantes “no pedían ese diálogo? Claro, los que hacen el 5 y 6 los lunes ya tienen su “sopita” para cebarse.  Eso sí, para el 13 de enero este columnista propone que primero se cumplan por adelantado todos los acuerdos convenidos y solo después de que ello sea verificado podamos sentarnos a conversar. Diálogo serio sí, a la velocidad que se pueda y con las concesiones que sean necesarias pero huachafita definitivamente no.

Por todo lo anterior y tantas cosas mas el suscrito no puede augurar ningún 2017 pleno de realizaciones y logros como rezan todos los saludos de esta época decembrina. 2017 será definitivamente peor. Eso sí…tomémonos de la mano para en lo íntimo desear que en lo personal y/o familiar podamos construir la felicidad y fortaleza que nos permita transitar el difícil camino que aun espera a nuestra patria y a nosotros sus hijos.


Adolfo P. Salgueiro  –  @apsalgueiro1


 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

Adolfo P. Salgueiro

Adolfo P. Salgueiro

Abogado. Magister en Derecho Comparado. Analista Internacional.
Profesor Universitario. Columnista de El Universal y El Nacional.