Política

¿Nos acercamos a una negociación para la crisis venezolana?

El Columnero
Escrito por El Columnero

La crisis económica y social de Venezuela no da tregua. El gobierno persiste en su trayectoria política demencial e indiferencia ante el precipicio económico por el que vamos cayendo, devaluación casi a diario, hiperinflación sin freno, escasez de alimentos y medicinas creciente  y una angustia social sin precedentes.

La comunidad internacional arrecia la presión ante este panorama desolador. La mayoría de los países latinoamericanos, la Unión Europea, EEUU, Canadá y hasta Japón se han pronunciado preocupados por el destino de nuestro y el impacto que tal crisis pueda conllevar para la región y más allá.

A pesar de la mezquindad y lo miserable de algunos que no lo quieren reconocer, los sectores democráticos y su dirigencia, después de años, han logrado concitar apoyos internacionales importantes en la lucha por rescatar las libertades y en su denodada búsqueda de una negociación que ponga fin a esta deriva infernal mediante mecanismos pacíficos.

El gobierno, con el agua al cuello, sin fuelle financiero, con muy reducidos amigos en el exterior y con la perspectiva de sufrir una derrota aplastante en las elecciones de gobernadores, no le ha quedado otra salida que la de acercarse a la oposición a través de terceros, con vista a diseñar una agenda negociadora, todo bajo el patrocinio de actores internacionales ajenos al conflicto interno.

El gobierno dominicano y su Presidente, apuntalados por la comunidad internacional, se han prestado para la tarea de propiciar unos primeros escarceos de un posible diálogo que conduzca a una negociación confiable, creíble, fundamentada en garantías ciertas de que lo que se acuerde eventualmente, se cumpla.

Obviamente, muchas reservas y escepticismo justificados hay, acerca de que el gobierno chavista termine negociando y además cumpla sus compromisos, habida cuenta de la experiencia pasada y de su reiterada actitud de no honrar la palabra empeñada.

Puede ser que se quiera seguir “ganando tiempo”, lo que, a mi juicio, es seguir perdiéndolo. Cada día aumentan más los costos políticos para el gobierno y el tamaño de la fosa en que se enterrará irremediablemente. No reconocida como está ante el mundo la espuria Constituyente, sin la aprobación de la legitima representación popular de la Asamblea Nacional será imposible obtener los fondos internacionales que agónicamente requiere el país para honrar sus compromisos internacionales de deuda y los gastos corrientes del Estado, y se incentive la inversión pública y privada. Sin la anuencia de la Venezuela democrática no habrá gobernabilidad. Rusia y China, los pocos amigos que le restan, muy poco confían en el gobierno, aunque la primera tenga marcados intereses geopolíticos.

La oposición democrática ha colocado sobre la mesa sus peticiones, a las que más de 7 millones venezolanos dieron su aval el 16J. Son las que en suma demandan la restitución de la democracia, de las libertades en Venezuela y la reinstitucionalización del país.

En un sector gubernamental divido y enfrentado a su interior, si los sectores civiles y militares más pragmáticos del  gobierno se imponen y asumen que una negociación responsable y rápida, acompañada y supervisada por la comunidad internacional, es la única manera de que el país tenga viabilidad política y social, y que, además, para ellos, haya vida política más adelante, evitaremos la catástrofe definitiva. Seguimos apostando por que la negociación pueda darse. Sabemos muy bien cuál puede ser la alternativa, y eso no lo queremos.


Emilio Nouel V.  –  @ENouelV


 

 

ElColumnero.com no se hace responsable, ni se solidariza, con las opiniones o aseveraciones que realicen los colaboradores en sus artículos de opinión.

 

Columnista

El Columnero

El Columnero

.